In Blog,Noticias

[:es]Un documental contra el olvido del pueblo saharui[:]

[:es]Hay un lugar donde todo desaparece. Hasta el pasado ha caducado dificultando el futuro. Un lugar sin patria, arraigo ni olvido. Porque no se puede olvidar lo que no se es, porque no se puede sentir lo que nunca existió, porque no se puede luchar contra lo que nadie ve.

Hospital Bachir Lehlaui en Smara, Argelia, Sáhara. Fotografía de Alberto Pla

Un lugar complejo hasta el sin sentido, aunque un lugar con nombres y apellidos; hasta 200.000 almas entre tormentas de arena, lagartos y camellos, entre landrovers reconstruidos, estructuras extrañas, haimas, niñas y niños que no son de aquí pero tampoco lo son de allí porque no son de ningún sitio, porque se lo han negado todo, porque no tienen patria ni derechos ni futuro. Y así llevan 43 años: dotando de significado a la palabra resiliencia, dignidad, estoicidad… porque si encontrásemos un rostro en estos términos sería el del pueblo saharaui. Pero a quien le importa un puñado de almas entre siroccos.

Restos de un Land Rover en las afueras de Smara, Argelia, Sáhara. Fotografía de Alberto Pla

La ex provincia nº53, la última colonia española sin descolonizar, un territorio ocupado por Marruecos, unos intereses evidentes capaces de apagar cientos de miles de vidas, en un terreno donde la ayuda humanitaria llega a cuentagotas por quienes resignados de su olvido se desplazan para aportar algo de dignidad. Porque nadie quiere escuchar sus sollozos, porque perdidos en la hamada a más de 50 grados no hay fuerzas ni lágrimas ni motivos para llorar porque el hastío y la resignación ocupan el eterno tiempo de los días entre escuetas tazas de te.

Terreno donde reúnen el ganado en Smara, Argelia, Sáhara. Fotografía de Alberto Pla

El pueblo saharaui: la puerta de atrás de occidente, la moneda de cambio del pescado fresco de nuestra dieta mediterránea, el vertedero de los vehículos obsoletos, la resistencia pacífica, la ineficiencia de Naciones Unidas, el muro de la vergüenza, las minas, –también de fabricación española­– amputando sus extremidades, la anulación absoluta de los Derechos Humanos. Estas palabras que también quedarán en el olvido.

Un niño se asoma a una verja en los campamentos refugiados del pueblo saharaui en Argelia, Sáhara. Fotografía de Alberto Pla

Y entre tanto dolor continúa el té, siempre tres vasos: el primero amargo como el amor, el segundo dulce como la vida y el tercero suave como la muerte. Una muerte que llega en tumbas de tierras prestadas, con todavía suspiros de esperanza, con anhelos de la tierra prometida, la suya, la que les pertenece, la que nunca debieron quitarles.

Un niño juega con su bicicleta en los campamentos refugiados saharauis en Argelia, Sáhara. Fotografía de Alberto Pla

El pueblo saharaui: la viva imagen de la resistencia y el reflejo de una sociedad global apática, insensible, inclemente ante el sufrimiento de los nadie cual verso de Galeano. Pero entre tanto despropósito, la vida en su estado más férreo, incombustible ante la adversidad, ejemplo para cualquier pueblo de que la resistencia de estas tribus, por débiles que sean, pasarán al imaginario como los defensores más absolutos de la dignidad humana. Y por eso, sin saberlo, la humanidad les estará eternamente agradecida independientemente de cualquier resolución futura. A ellos, al pueblo saharaui dedicamos este documental para la Asociación MOS Solidaria: “Atu: el rostro de un pueblo olvidado” precisamente para que nunca quede en el olvido. A ellas y a ellos, en nombre de la dignidad, presentamos este trabajo.

Atu, la protagonista del documental y su amiga Nayad viendo la puesta de sol en su campamento en Smara. Fotografía de Alberto Pla

 

 [:]

1 comentario

  • Amparo Noguera
    Jul 16, 2019 at 07:13 am

    El visionario del documental ayer me gustó mucho pero el texto es doblemente bello a la vez que desgarrador. Mientras lo leía me he sentido sobre la arena a cincuenta grados, sola, sin agua y sin ningún futuro…
    Enhorabuena Alberto Pla por saber remover conciencias de una manera tan extraordinaria.

Leave a Reply

Send Us Message

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.