: Noticias

«¡Oídme compatriotas!»

“¡Oídme compatriotas!” dice Bruto alzando la voz llamando la atención de una masa enfurecida. Por aquel entonces, en el año 44 a.c no existían las redes sociales. Sin embargo, la gresca, asesinatos y pasiones viene de serie en el ser humano.

La comunicación se fraguaba en foros; espacios abiertos al público en los que de viva voz y tras el bullicio se pedía el turno de palabra. ¿Cómo explicar lo inexplicable? Para entonces la comunicación ya estaba muy avanzada –muy alejada, claro está, de los hipercomplejos sistemas actuales-. Sin embargo, los sofistas y posteriormente Aristóteles generaron sistemas complejos de comunicación basados en el ethos, pathos y el logos. Algo así (por orden) como comunicar con disposición y buena fe, pasión y cierta lógica.

Bruto, con las manos todavía manchadas de sangre se dirige al pueblo romano, -y conociendo el diálogo socrático- argumenta las causas que han llevado a asesinar a Cesar: “¿Qué ha hecho César para merecer esas pruebas de afecto?”. El pueblo calla, escucha, procesa sus palabras.

Poco o nada ha cambiado desde la Grecia clásica. Seguimos siendo humanos, quizá algo más deshumanizados, pero seguimos siéndolo. El pathos sin embargo sigue empoderando los grandes discursos políticos, las emociones corren desbordadas por el congreso en medio del debate, el público deja de tener sentido… El logos sigue siendo motivo de estudio por los escritores de discurso político, pero pierde valor y credibilidad detrás de un plasma. ¿Os imagináis a Bruto, con las manos manchadas de sangre detrás de un plasma? “¡Oídme compatriotas!” diría en menos de 140 caracteres a través de twitter.

La política queda más presa que nunca de las emociones, de la pasión. Parece importante en estos tiempos estimular a la audiencia, cayendo incluso en el cotilleo al más puro Sálvame Deluxe, -como afirma Iñaki Gabilondo-, siendo más comentado el embarazo de Susana Díaz que probablemente las necesarias reformas de la comunidad andaluza.

Todo se tergiversa, pero la sociedad no es tonta, puede tragar y traga, pero al fin y al cabo todos sabían que Bruto mató a César.

Vídeo: Extracto de la película «Julio César» (1953). Filme dirigido por Joseph L. Mankiewicz e interpretado por Marlon Brando, James Mason, Louis Calhern o John Gielguld, entre otros. Mankiewicz adaptó el drama del mismo título de William Shakespeare.
Imagen de portada: Senadores romanos juzgando a Julio César. Pintura de Carl Theodor von Piloty titulada “Muerte de César” (1865), (Imagen: “Wikipedia”).

Las redes sociales del cambio

Tan importante fue el carbón para la Revolución Industrial, la Enciclopedia para la caída del Antiguo Régimen o la primera Constitución creada en los EEUU para la historia de su país y del resto del mundo, como lo fue también internet a finales del siglo XX para las comunicaciones globales. Algunos cambios marcan épocas que generan el inevitable giro de la historia. Los historiadores, como tales, estudian sus proceso y escriben sobre ellos, lejos de profundizar sobre sus efectos positivos o negativos en la humanidad. Los cambios, sobre todo, son inevitables, entran en el devenir de la historia e internet indudablemente generó –más aún con el nacimiento de Facebook en 2004- una nueva manera de comunicarse.

Todavía es prematuro hacer un análisis profundo sobre como las redes sociales han generado un cambio en las comunicaciones. Creo que todavía no tenemos perspectiva histórica y aún seguimos envueltos en las novedades que nos presentan estas herramientas en plena ebullición. Sin embargo, la aplicación de Mark Zuckerberg trabaja ya en 70 idiomas y contiene más de 900 millones de miembros. Un dato nada desdeñable. Teniendo en cuenta estos datos, se le preguntó a Mark como cree que su herramienta había influido en difundir uno de los movimiento más significativos de los últimos años; la primavera árabe. Su respuesta es la de un experto empresario y apela al sentido común “Creo que Facebook no fue necesario ni suficiente para que cualquiera de estos eventos ocurriera”. Algo que en mi opinión, es como decir nada, puesto que los cambios son sobre todo, inevitables. Evidentemente, algo tendría que ver facebook en todo esto cuando en un país como Siria con limitada libertad de expresión es utiliza su aplicación para movilizarse. Sin embargo-reitero- todavía es pronto para evaluar su relevancia. Lo que es algo ya inevitable es que tanto a Mark como su aplicación serán estudiados con el tiempo por los historiadores –además de empresarios y emprendedores- por la significativa importancia en la nueva manera de comunicarse a través de una pantalla y un teclado.

Yvez Gonzalez-Quijano comenta en el artículo Las revueltas árabes en tiempos de transición digital. Mito y realidades publicado en la revista Nueva Sociedad N º 235, sept-oct de 2011, que es en 2010 cuando comienza en Túnez la “primavera árabe”. Sin embargo, Noam Chomsky, célebre filósofo y activista estadounidense, considera que las protestas de octubre de 2010 en el Sahara Occidental fueron el punto de partida de las revueltas (1). Hay un dato significativo en lo que respecta a la relación en los términos “revolución” y “Facebook” y es que en la región tunecina se produjo un salto en el número de usuarios de internet de 2,5 millones en el año 2000 a aproximadamente 60 millones en el año 2011, meses después del inicio de las revueltas. De nuevo, los datos lanzan significativas cifras de lo que otros expertos en el campo de la psicología llaman a los jóvenes nacidos a finales de los 90 y año 2000 como “nativos digitales”. Es motivo de estos entablar una relación con internet y sus aplicaciones de manera natural. Sin embargo, son los nacidos en los 80 los jóvenes que comenzaron la revolución, detonante que augura una vía de expresión para las nuevas generaciones.

La pregunta en este momento está clara, teniendo en cuenta la evidente relevancia de las redes sociales en estos y otros acontecimientos: ¿Cómo van a responder los gobiernos ante estas?. Algunos países como China han optado por (antes de la “primavera árabe”) vigilar sus propias redes sociales, y con ello, no permiten la utilización de facebook pero sí permiten la alternativa conocida como Renren y muy vigilada por su gobierno (2). En el caso de Siria es bien distinto, habiendo tenido acceso a la aplicación de Zuckerberg con anterioridad, pudiera ser que cortando el servicio generase nuevas desavenencias y crisis sociales por lo que devolvieron en febrero de 2011 el servicio a la población. En este sentido, pudiera servir de ejemplo España, país el cual es común ver protestas sociales en páginas de la red social como “Spanish Revolution” la cual cuenta con más de 285.000 miembros y a través de la cual se comparten miles de imágenes y publican los comentarios. Sin embargo, no representan un impacto significativo real en las manifestaciones. No olvidemos la “revolución 15M” en España, la cual, al siguiente año de la “primavera árabe” (que en caso de Egipto llevó a 30 millones de personas por todo el país) pudo servir también como detonante a ocupar plazas tan relevantes como la de Sol. Hoy, sin embargo, no supone un problema de Estado para el gobierno español, aunque no le ha salido gratis. Fruto de aquellas manifestaciones el gobierno se enfrenta hoy a un grupo político más amenazante que la eterna oposición socialista con el grupo Podemos.

El concepto que propone en su artículo Yvez Gonzalez-Quijano con “diplomacia 2.0” me parece de lo más acertado, teniendo en cuenta que existe un mundo digital vivo y en constante ebullición capaz de alterar el orden y los devenires de un país a través del mundo digital. Parece que es irremediable que las nuevas tecnologías y sus redes sociales se extiendan y generen nuevos sistemas de comunicación. Es obvio que los gobiernos, potenciados por los acontecimientos y previniendo el futuro generen herramientas –no tanto para controlar- pero si para prevenir y de algún modo gestionar su potencial.

Si las redes sociales –o facebook– como decía Zuckerberg no fueron significativas durante la primavera árabe, es evidente que su aplicación lo es para la humanidad y la manera de entender la comunicación de ahora en adelante.

Fotografía de Cover: AFP

Fotografía de portada: Rowan El Shimi

Bibliografía

(1) Chomsky, Noam; Bishara, Marwan (21 de febrero de 2011). «The genie is out of the bottle». Al Jazeera. Link: http://www.aljazeera.com/programmes/empire/2011/02/20112211027266463.html (Consultado el miércoles 05 de enero de 2015).

(2) www.brandchats.com Empresa especializada en Social Media Analytics. Link: http://www.brandchats.com/china-y-sus-7-redes-sociales-prohibidas/ (Consultado el miércoles 05 de enero de 2015)

(3) Facebook de “Spanish revolution” https://www.facebook.com/SpanishRevolution?fref=ts (Consultado el miércoles 06 de enero de 2015)

Otras fuentes consultadas

Rodríguez, Delia; ¿Existen las Twitterrevoluciones?. 31 de enero de 2011. (Consultado el miércoles 06 de enero de 2015).

Ruiz, Fran; La Crónica de Hoy: Primavera Árabe. 28 de enero de 2011 (Consultado el miércoles 06 de enero de 2015).

El Comercio; http://www.elcomercio.com/actualidad/mundo/facebook-espacio-revolucion.html (Consultado el miércoles 19 de enero de 2015).

2015 llega con la #RevoluciónPositiva

Recuerdo la primera vez que cogí mi cámara y me fui a la India para registrar los proyectos de dos organizaciones. Desde entonces, no hemos parado de trabajar en otros países del mundo con pasión, entusiasmo y sobre todo, positividad.

Hoy, varios años después presentamos la nueva web que comienza con este nuevo año. Hemos crecido, creado nuevos departamentos, nuevos directores e invertido en equipo técnico. Sin embargo, hay algo que no ha cambiado, nuestras ganas de seguir comunicando desde las imágenes, el diseño y la creatividad con toda la pasión y el amor por generar una sociedad más justa y humana.

Os invitamos a navegar por la nueva web y a estar a atentos de las últimas novedades que iremos colgando. Estamos dispuestos a cambiar el mundo, a hacer una revolución desde la comunicación social, una #RevoluciónPositiva

 

Campaña ¿Sabemos lo que fumamos?

Diseñamos la campaña digital ¿Sabemos lo que fumamos?

Las producciones entran en concurso en Tu Punto: Información de Drogas

La asociación valenciana Nova Prevenció nace en diciembre de 2008 a través de la unión de varios jóvenes animados por emprender un proyecto de salud alternativo a la prevención de las conductas de riesgo. Conscientes de la importancia de su importancia y de la sensibilización en materia de sexualidad y adicciones, Nova Prevención basa su línea de trabajo alejado de líneas paternalistas o moralistas, focalizando sus intervenciones en generar información que el oyente pueda tener en cuenta a la hora de realizar determina conducta.

La asociación la constituye un equipo multidisciplinar de profesionales entre licenciados en psicología, filosofía, trabajo social o TASOC. Los docentes de la asociación han recorrido numerosos centros educativos entre institutos y centros privados además de impartir cursos y talleres con AMPAS, concejalías de juventud, ayuntamientos, etc. En las diferentes intervencionesse pretende además potenciar el desarrollo personal y la educación en valores en jóvenes y educadores de toda la comunidad valenciana con materiales y dinámicas novedosas que alerten sobre los riesgos que entrañan su consumo.

La campaña “¿Sabemos lo que fumamos?” que comenzó el próximo 3 de diciembre será la primera campaña digital que realiza la asociación en formato viral para alertar sobre el consumo del tabaco y más en concreto, las miles de sustancias nocivas las cuales –según Nova Prevenció- no son muy conocidas. La campaña además entra en concurso de Alberto Pla, licenciado en psicología, estudiante de periodismo en la UDIMA y director de la campaña afirma “hemos querido trasladar al espectador la sensación de masticar o saborear sustancias que se encuentran en un cigarrillo” concepto que se encuentra de manera explícita en los tres capítulos audiovisuales que se han producido, y añade: “todavía consideramos el tabaco como droga blanda cuando, según la OMS, el tabaco mata cada año a casi 6 millones de personas, de las que más de 5 millones son consumidores del producto y más de 600.000 son no fumadores”.

Según la Asociación Española contra el Cáncer, en España el número de muertes anuales atribuibles al consumo de tabaco se sitúa en 50.000 y aunque disminuye el consumo entre hombres alarma que el incremento anual promedio entre mujeres consumidoras sea un 7%.

La asociación pretende terminar la campaña para navidades y se servirá del hashtag #SabemosloqueFumamos para alertar sobre los riesgos de una manera atractiva y novedosa ante un hábito todavía muy extendido entre los jóvenes.