El Día de las Américas con más sentido

2020-04-14T12:07:55+02:00abril 14th, 2020|

Por: Gerard Sánchez | Fotografías: Alberto Pla

Como cada año, desde 1931, este 14 de abril se celebra el Día de las Américas. Una conmemoración que surgió para reconocer la soberanía y también la unidad de las repúblicas americanas y cuyos principales fines son velar por la unión, la paz y la libertad entre los diferentes pueblos de América. Paradójicamente, en este 2020, cuando la gran cantidad de actos que se suelen programar para este día no podrán llevarse a cabo debido a las medidas de seguridad y confinamiento decretadas por el Covid-19, es cuando el sentido de las palabras unidad, paz, libertad y solidaridad cobran mayor relevancia.

Ahora, que los países americanos, así como los del resto del mundo, se ven afectados por una pandemia planetaria, es cuando los conceptos de humanidad, de unión, de fraternidad y de especie adquieren más sentido que nunca. En este 14 de abril no se celebrarán en los países americanos los clásicos desfiles en colegios, institutos y universidades, no habrá grandes reuniones de personas ni siquiera fiestas o banquetes familiares, más allá de aquellos que celebren los que residan bajo un mismo techo. Pero estos inconvenientes no serán un obstáculo para que los diferentes pueblos de América encuentren el modo de apoyarse, de mostrar su solidaridad mutua y de mandar un mensaje de cooperación al resto del mundo.

Panamericanismo; el sueño de Simón Bolívar

Cabe recordar que el día de las Américas responde también al sueño panamericano de Simón Bolívar, el cual, ya en 1826, en el Congreso de Panamá, expresó su deseo de crear una asociación de países americanos, aunque su deseo final era lograr una unión política de los estados de América. No obstante, su visión no empezó a hacerse realidad hasta 60 años después de su muerte, cuando, en 1890, se fundó la Unión de las Repúblicas Americanas, la cual en 1910 se convirtió en la Unión Panamericana y en 1948 en la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Un día para compartir desde la distancia

Actualmente, este Día de las Américas se celebra en 21 países americanos, así como en las comunidades de emigrantes y expatriados americanos distribuidas por todo el mundo. En España, muchas personas originarias de estos países vivirán también este 14 de abril de una forma diferente a la habitual. Estar lejos de los tuyos siempre es complicado, pero lo es más aún en un estado de alarma como el actual, cuando los abrazos y los cuidados mutuos se vuelven más necesarios. Será, por tanto, un día para recordar a los seres queridos que ahora, están más lejos que nunca. Pero también para compartir con aquellos con los que se conviva habitualmente. Esta pandemia está sirviendo para reconectar con la familia y con los seres queridos y este 14 de abril, con todo lo que implica, es también una oportunidad para ello.

Amaruka, el nombre ancestral de América

La historia oficial nos ha dicho siempre que el nombre América, proviene de Américo Vespucio, un navegante florentino que acompañó a Cristóbal Colón y que, al parecer, fue el primero en afirmar que se había llegado a un nuevo continente y no a la costa más oriental de Asia, lo cual siguió defendiendo Colón hasta su muerte. No obstante, hay otras teorías, que responden más a las cosmovisiones indígenas de este continente. Así, una de ellas indica que los pueblos ancestrales llamaban “Amaruka” a esta tierra, en referencia a Amaru, que en quechua significa serpiente, un animal que, en su versión alada o emplumada, fue considerado como una deidad muy importante para varias culturas americanas ancestrales.

Sea como fuere, tanto para aquellos que siguen a las culturas y tradiciones ancestrales, como para los que creen en nuevas deidades traídas de occidente o incluso para los que mantienen una visión agnóstica o atea, este Día de las Américas es una jornada para la reflexión y para la unión. Un momento para ser conscientes de la grandeza de cada uno de los pueblos y de todos en su conjunto. Ahora, cuando el contacto físico se restringe y la comunicación, de muy diversas formas, se vuelve más importante que nunca, es cuando nos damos cuenta de que, más allá de fronteras, de creencias, de modos de pensar, formamos parte de un todo común. Vivimos en el mismo mundo y debemos cuidarlo y respetarlo. Es ahora, tal vez, cuando las ideas de panamericanismo, cuando los conceptos de unión y de solidaridad mutua, deben cobrar mayor relevancia y hacerse efectivos de verdad. Una unión que sirva para salir, cuanto antes, de esta situación, pero también para afrontar los nuevos tiempos con mayor entereza.

Proyecciones para el Día de la Américas

A lo largo de estos últimos años, el equipo de la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social, hemos viajado a varios países de América como Guatemala, Nicaragua, El Salvador, Haití, Costa Rica o República Dominicana. De todos estos viajes hemos vuelto con lecciones aprendidas, con conceptos reforzados como el de la solidaridad mutua de aquellos que ayudan a otros a formarse y salir adelante en Guatemala, los que apoyan a sus conciudadanos para escapar de la violencia en El Salvador o los que se esfuerzan para estudiar y tener otro futuro en república Dominicana o en Nicaragua.

A continuación os dejamos los links de varios documentales producidos por nuestra agencia en varios países de América, un continente al que esperamos no dejar de volver porque siempre que lo hacemos regresamos más grandes, más humanos y más conscientes.

Documental 142 Pulsaciones. La historia de superación de Kimberly en Guatemala, un país donde solo el 3% de alumnos culminan la educación secundaria. Un proyecto de  nuestra agencia para la Asociación CONI.

Documental Un Sol para Dominicana. Un proyecto realizado con la Fundación SOLCA en República Dominicana y que cuenta ya con cerca de 450.000 reproducciones en Youtube.

Exposición y cápsulas audiovisuales Somos Salvador. Un proyecto para la ONG CESAL que lleva varios años de gira por diversas ciudades españolas

 

 

«En el hospital parece que ya no hay especialidades, todos nos hemos unido para luchar contra el covid-19»

2020-04-13T19:54:19+02:00abril 13th, 2020|

Begoña Pla es facultativa especialista en Endocrinología y Nutrición (Primer año de especialista) en el Hospital Universitario de la Princesa de Madrid. Su vida, como la de todos, cambió cuando se declaró el estado de alarma. Aunque ella no lo está pasando confinada en casa, sino que lo vive en primera línea, atendiendo a las personas enfermas y extremando las medidas de precaución para evitar, en la medida de lo posible, el riesgo de contagio y contribuir a mitigar esta pandemia. Pla reflexiona sobre la situación actual y también sobre qué pasará, en un plano médico y social, más adelante.

¿Cómo está viviendo la crisis del covid-19 desde el hospital?

Con miedo y angustia, un día estás dedicándote a tu especialidad (en mi caso especialidad de consulta) y al día siguiente estás en primera línea en la planta de Medicina Interna, llevando a tu cargo pacientes covid. En mi caso hasta hace un año (que acabé la residencia) hacía guardias en Urgencias y en la planta de Medicina Interna, lo que me ha “facilitado” (en cierta medida), la vuelta al manejo del paciente ingresado. Sin embargo, partimos de que el manejo del covid-19 ha supuesto una novedad y un reto para todos, pero más todavía para las especialidades de consulta (en mi caso llevaba un año dedicándome exclusivamente a la endocrino y en pacientes ambulatorios, por lo que el cambio tanto en la patología como en la dinámica de trabajo ha sido importante.

¿Cómo afrontan sus compañeros la crisis?

Todos se han involucrado. Parece que ya no existan especialidades médicas como tal. Todos nos hemos unido para luchar contra el covid-19, aun contando con las limitaciones desde las que muchos partimos.

¿Es cierto que falta tanto material?

Falta material todo el tiempo. Estar protegido es una cuestión de suerte. Un día no hay gorros, otro no hay mascarillas, otro te dan el chubasquero del Aquapark y otro tienes de todo.

¿Qué es lo mejor y que es lo más duro de la crisis?

Lo mejor: La satisfacción de ser capaces de sacar cada día esto adelante a pesar de las dificultades, la unión con todos los trabajadores del hospital (no solo médicos) y la unión con los pacientes.

Lo peor: el miedo a lo desconocido, la rabia y la impotencia de ver como cada día este virus destruye familias, la soledad de los pacientes ingresados por las medidas de aislamiento y el estar lejos de mi familia.

¿Cuáles son vuestras expectativas de futuro?

Yo soy pesimista. Cuando esto pase, la gente volverá a sus vidas y estará preocupada por su economía familiar (nosotros también lo estamos), seguirá quejándose de la gestión política y se olvidará de quienes hemos estado en el frente de esta guerra. Además, cuando pase esta crisis se avecina un aluvión de consultas no atendidas y un incremento de las demoras que hará que la gente pase del apoyo a la queja del sistema.

¿Cree que la crisis reforzará el sistema público de salud?

Debería ser así, de lo contrario, tendríamos un problema de dimensiones descomunales y una pésima gestión desde arriba. Pero para que un sistema sanitario salga reforzado hacen falta inversiones contundentes y de calado que no van a reportar beneficios claros a corto plazo. Y eso, con gestiones políticas que suelen estar más pendientes de muchas otras cosas que de la salud de sus ciudadanos y la dignidad de sus trabajadores, es difícil. De igual forma, el reforzamiento del sistema público de salud competirá con las inversiones en otros sectores que quedarán tocados, lo que dificultará las cosas.

¿Cree que la crisis nos hará más humanos, centrarnos en lo realmente importante y dejar cosas que habitualmente pasamos por alto?

Desde mi punto de vista, y con lo que estoy viviendo día a día en el hospital, me ha cambiado radicalmente la manera de pensar: valorar lo que realmente importa, lo que tenía antes (y por lo que muchas veces me quejaba) y que ahora tengo tan lejos, lo valoro más que nunca. Lo que está claro es que estamos viviendo una experiencia muy complicada que no olvidaremos nunca y que espero que nos sirva para mejorar como personas.

La Coordinadora Valenciana de ONGD pide a las instituciones públicas que mantengan su compromiso con la cooperación

2020-04-09T15:23:09+02:00abril 9th, 2020|

Por: Agencia Alberto Pla

La crisis mundial generada por el Covid-19 está agravando las situaciones de pobreza, falta de recursos, vulneración de derechos… en muchos lugares del planeta. Ahora, más que nunca, hay que estar del lado de los que más sufren, sea por el motivo que sea. Por ello, desde la Coordinadora Valenciana de ONGD (CVONGD) solicitan a las diferentes instituciones públicas que éstas mantengan su compromiso público con la cooperación internacional. Algo que, además, resultará fundamental para hacer frente a las consecuencias sanitarias, sociales y económicas de esta pandemia planetaria. En esta línea, este jueves la junta directiva de la coordinadora mantuvo una reunión telemática con la consellera de Participación, Transparencia y Cooperación, Rosa Pérez, la secretaria autonómica, Belén Cardona, y la directora general de Cooperación de la Generalitat, Xelo Angulo.

En estos momentos, es evidente que la prioridad tiene que ser reforzar con recursos materiales y humanos la sanidad pública y los servicios sociales para protegernos todos y proteger a las personas que no tienen medios suficientes para vivir y que son más vulnerables. Pero también es imprescindible reforzar la cooperación internacional a todos los niveles, porque está claro que si no paramos la pandemia en todos los países, no la pararemos en ninguno”, afirmaba la presidenta de la Coordinadora, Lourdes Mirón.

Entre las medidas urgentes que han solicitado las ONGD destaca la de flexibilizar y agilizar los trámites administrativos para permitir que los proyectos de cooperación que están en marcha y los que se inicien en los próximos meses se puedan adaptar a la necesidad de paliar la emergencia sanitaria y social en las comunidades en las que ya trabajan las entidades valencianas, en los casos en los que sea necesario hacerlo. En este sentido, han pedido la modificación urgente de la Orden de Bases que regula las ayudas en materia de cooperación, para hacer posible la adaptación de los proyectos a la grave situación que estamos viviendo.

También han solicitado que se convoquen cuando antes las ayudas correspondientes a este año ya presupuestadas, para poder dar continuidad al trabajo y dar respuesta adaptada a las necesidades que plantea esta crisis internacional. La Coordinadora ha pedido, asimismo, mantener una comunicación permanente con la Generalitat para hacer frente, de manera consensuada, a una realidad cambiante que genera un alto grado de incertidumbre en el trabajo de las ONGD.

La cooperación no se puede parar”

La cooperación no puede parar en estos momentos, y necesitamos medidas excepcionales ante situaciones excepcionales. Trabajamos en lugares en los que los sistemas sanitarios públicos son muy débiles, comunidades en las que hay que reforzar el acceso al agua, a medidas de higiene y a la información básica para evitar que la pandemia siga propagándose, y eso es un riesgo para todo el mundo”, explica Lourdes Mirón.

Además, el impacto económico del confinamiento puede ser brutal en los países en los que gran parte de la población pasa hambre o tiene ingresos precarios y se ve obligada a ganarse el pan cada día. Necesitamos reorientar nuestro trabajo para que la catástrofe sanitaria no se convierta también en una catástrofe humana sin precedentes”, añade la presidenta de la Coordinadora.

Adaptación de proyectos en marcha

En nuestra Comunitat, ONGD como Farmamundi, especializada en prestar ayuda al personal sanitario y a organizaciones humanitarias, han puesto al servicio del gobierno central su infraestructura y su capacidad logística para contribuir al suministro de medicamentos y material sanitario, y han distribuido hasta el momento nueve toneladas de equipos de protección individual (EPI) a entidades sociales que están atendiendo a personas vulnerables en esta crisis. De esta y de otras iniciativas llevadas a cabo por las ONGDS durante el estado de alerta hablamos hace unos días en este reportaje en nuestra web:

Otras entidades como Cáritas València, Médicos del Mundo, Cruz Roja, Jovesolides y la Asociación para la Cooperación entre Comunidades (ACOEC) están reconduciendo sus programas para hacer, por ejemplo, seguimientos personalizados a mayores, reforzar programas con familias monomarentales, familias con escasos recursos, personas sin hogar y otros colectivos con especiales dificultades, suministrando en algunos casos alimentos y otros bienes de primera necesidad, como hacen, por ejemplo, la ONGD MOSSolidaria y Cáritas con sus repartos de comidas preparadas a más de 30 familias en riesgo de exclusión en Cullera. Las ONGD también elaboran información sobre prevención de los contagios, asesoramiento y acompañamiento para solicitud de ayudas…

En otros países, las ONGD mantienen, entre otras, las acciones de información y prevención sobre el coronavirus, entrega de kits de higiene y sanitarios, adaptación de instalaciones sanitarias para hacer frente a la pandemia, identificación y acompañamiento de familias vulnerables para que puedan recibir ayudas públicas en los países en los que existen, apoyo y asistencia durante el confinamiento a mujeres víctimas de violencia de género, apoyo a las actividades agrícolas y reparto de alimentos.

Tenemos que seguir apoyando a las organizaciones y comunidades locales en los países empobrecidos que tienen menos capacidad para hacer frente a esta pandemia, porque si algo está dejando claro este virus es que no se para en ninguna frontera, que la solidaridad y la cooperación son más necesarias que nunca porque hasta que no se erradique en todo el mundo, será imposible estar seguros. Es una crisis que afecta a todo el planeta y solo podremos superarla poniendo el cuidado de todas las personas por encima de cualquier otra consideración”, añade la presidenta de la Coordinadora.

Desde la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social, mandamos todo nuestro apoyo a las diferentes ONGD, Fundaciones, asociaciones, así como a sus trabajadores, voluntarios, cooperantes, socios… y les dedicamos el siguiente vídeo y reportaje en nuestra web.

Un aplauso para las ONG. Sois imprescindibles

2020-04-07T09:59:16+02:00abril 7th, 2020|

Vivimos días extraños. Tiempos de cambiar rutinas, de reflexionar, de buscar alternativas. Hoy, cuando casi todo se para por el Covid-19, nos damos cuenta de que somos vulnerables, de que ningún muro puede salvarnos y de que solo la unión, el compromiso y la solidaridad, pueden ayudarnos. Hoy puede que nos sea más fácil ponernos en la piel de los otros, en la de aquellos que huyen de guerras o del hambre. Puede que nos aflijamos con los que sufren en hospitales o los que viven privados de libertad en campos de refugiados. Pero ya antes había muchas personas que luchaban para que abriéramos los ojos, para que no olvidáramos otras realidades, para que fuéramos empáticos, solidarios, humanos al fin y al cabo.

Ellas y ellos, desde sus organizaciones, ONG, Fundaciones… entregan sus vidas a los otros, buscan cambios reales y contribuyen a crear un mundo mejor. Por eso queremos que el aplauso sea también para vosotros, porque estamos seguros de que ahora, y siempre, sois imprescindibles. Por eso os dedicamos este vídeo y este artículo y os animamos a seguir, a no desfallecer, a continuar con vuestro trabajo, a veces invisible, pero muy necesario y que realmente cambia vidas.

En este vídeo podemos ver imágenes de proyectos que hemos llevados a cabo en diferentes países del mundo gracias a ONG y organizaciones muy diferentes. Así, encontramos a “El corazón de Haití” que se llevó a cabo con la organización TECHO, la cual está presente en 19 países de América Latina.

Entre ellos se encuentra también el proyecto “Aulas para la libertad”, rodado con la Asociación ESMABAMA y PROYDE en Mozambique.

También vemos a Trini Blanch, delegada en la Comunitat Valenciana de la Assamblea de Cooperació per la Pau (ACPP) durante la grabación de un spot en Morella para difundir su proyecto “Elles trien, nosaltres les triem a elles”, con el que mujeres del Ports y de Túnez unieron esfuerzos para crecer mutuamente.

Una competición larga como la que nos ha tocado ahora se gana partido a partido. Y así, día a día, partido a partido, logran mejorar sus vidas y salir adelante, con el deporte como bandera, las personas beneficiarias por la Fundación del Valencia CF, como pudimos ver con el proyecto audiovisual, «el partido de tu vida«, que constaba de varias cápsulas con historias de vida y superación.

Como olvidar a la Kimberly, protagonista de nuestro documental “142 Pulsaciones”, rodado en Guatemala para la Asociación Coni, presidida por Alejandro Sebastián. Un filme que muestra la importancia de la educación y cómo la solidaridad puede retroalimentarse para continuar generando oportunidades entre las persona con menos recursos.

Un sol para dominicana”, es otro de los trabajos que hemos llevado a cabo, en este caso, en la República Dominicana, gracias a la Fundación SOLCA. Pero con ellos viajamos también a Costa Rica para elaborar “Tenemos un Plan” y a Nicaragua con “Increíbles”.

En El Salvador, la ONG CESAL lleva a cabo un trabajo incansable de prevención de la Violencia, que registramos con “Somos Salvador”, una exposición que lleva varios años circulando por España y que va acompañada de varias cápsulas audiovisuales.

Las ONG contribuyen a transformar el mundo no solo en otros países y continentes, sino también en el nuestro. Lo hace, por ejemplo, la ONG Cooperación Internacional, con campañas como Breakfast for Others, pero también cuando van al Líbano y luego sensibilizan a los estudiantes valencianos sobre cómo es la educación en contextos de guerra o miseria. Y lo hace también la ONG MOSSolidaria cuando lleva a estudiantes de nutrición a los campos de refugiados del Sáhara, como se puede ver en nuestro documental “Atu. El rostro de un pueblo olvidado”.

 

Para contribuir a un mundo más justo, a veces es necesario dar un paso adelante y denunciar las injusticias, se produzcan donde se produzcan, como hizo la Coordinadora Valenciana de ONGD al personarse como acusación en el caso Blasco. Y como lo hacen cada año con la organización de las manifestaciones de “Pobresa Zero”, cuyo spot de promoción elaboramos también en 2019.

Todas las ONG son vitales y fundamentales

Desde las ONG y organizaciones más grandes y consolidadas en el mundo como Cruz Roja, hasta las más pequeñas o recientes como MOSSolidaria, todas son vitales y fundamentales siempre y más aún en estos tiempos difíciles. Hay quien recibe premios y reconocimientos por su labor, como lo hizo, en 2018, el sacerdote valenciano Vicente Berenguer, misionero en Mozambique durante 50 años, que recibió ayer el título de Hijo Adoptivo de la ciudad de Valencia. Pero el mayor premio es ser consciente de que con tu labor, con tu compromiso, con tus acciones puedes llevar la esperanza, la inspiración, el cambio, a cualquier persona, sea cual sea su situación.

Una labor social y solidaria que la Generalitat Valenciana viene financiando desde hace 30 años y que recogimos en el libro Cooperació valenciana, 30 anys transformant el món, el cual fue presentado, el pasado mes de enero, por el president de la Generalitat, Ximo Puig, en el Palau de la Generalitat.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, junto a Alberto Pla, en la presenación del libro «Cooperació Valenciana, 30 anys transformant el món». Foto: Juanjo Martín.

Entre estas organizaciones con gran trayectoria se encuentran algunas como la ONG Movimiento por la Paz (MPDL) que trabaja desde 1983 por el pleno cumplimiento de los derechos humanos, la gobernabilidad democrática, la igualdad y la solidaridad entre las personas y los pueblos. Más tiempo todavía lleva la Fundación Vicente Ferrer en India, concretamente desde que Vicente y Ana llegaran a este país en 1969. Un país asiático en el que otra Fundación, Fontilles, se ha convertido en todo un referente de lucha contra una enfermedad tan estigmatizada como es la Lepra. Con ellos viajamos en 2019 para elaborar el documental “Asha. Historias de lepra y esperanza”, el cual se estrenó en enero de este año.

Regresamos de nuestro último viaje el 12 de marzo, justamente dos días antes de que se declarara en España el estado de alarma. Allí, en Etiopía, de la mano de MOSSolidaria, la Fundación Emalaikat y la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol, dirigida por Lourdes Larruy, trabajamos en la elaboración de nuestro próximo documental y aprendimos el valor de la educación desde la más tierna infancia. Vimos como hay sueños inimaginables que se pueden cumplir, y cómo hasta el más pequeño apoyo nutricional puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte.

Varios niños juegan con unas ruedas en el patio de la guardería de la Comunidad Misionera San Pablo Apóstol en Muketuri (Etiopía). Foto: Alberto Pla.

Ahora, desde nuestros respectivos hogares, como tantas otras personas, seguimos trabajando, pero no podemos dejar de pensar en cómo afectará esta pandemia, con sus consecuencias sanitarias, sociales, económicas… a las personas que viven en los países más vulnerables, a aquellas que sobreviven en campos de refugiados como los del Sáhara o Palestina, pero también a las familias con pocos recursos en España. Pero si de algo estamos seguros, si algo nos reconforta, es saber que las ONG y todas aquellas personas que trabajan, colaboran y cooperan con el tercer sector, seguirán ahí, en primera línea, ofreciendo sus manos, su inteligencia, sus conocimientos y, sobre todo, sus almas, su corazón, su pasión y entrega, para conseguir que esos pequeños granos de arena se conviertan en grandes bolas portadoras de esperanza, transformadoras de vidas y hacedoras de sueños.

¿Estarás tú también ahí junto a ellas y ellos?

Activos frente al Covid-19 en el Día del Deporte

2020-04-06T12:50:09+02:00abril 6th, 2020|

El 2020 tendría que haber sido el año de los Juegos Olímpicos de Tokio. A estas alturas, la llama olímpica estaría circulando por varios países, pasando de una mano a otra hasta llegar a encender el pebetero en la capital nipona. Pero no será así. No habrá ceremonia inaugural, no se celebrarán entregas de medallas, no se batirán récords imposibles. Este año, los héroes son otros. Son aquellas personas que salen cada día a trabajar, a pesar del coronavirus, pero también los que se quedan en casa. Son héroes los niños y niñas que están dando auténticas lecciones a los adultos. Y lo son también las personas mayores. Sin olvidar a aquellos deportistas, entrenadores, monitores o aficionados que se reinventan y ofrecen clases en directo, suben vídeos a las redes sociales sobre cómo hacer deporte en casa o escriben artículos y consejos al respecto.

En este seis de abril, cuando se conmemora el Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz, la práctica totalidad de las disciplinas deportivas están clausuradas. La mayor parte de la población permanecemos en casa, pero esto no es obstáculo para mantenerse en forma y practicar deporte. Es más, puede ser una buena manera de aprovechar el tiempo, de pasar buenos momentos en familia y también de introducir a los más pequeños en la práctica deportiva. Así como para lograr que nuestros mayores se mantengan activos y con buena salud.

Este año, Naciones Unidas ha cambiado el lema previsto para este importante día y lo ha nombrado así: “Activos frente al Covid-19”. Ellos recuerdan que “el deporte tiene el poder de cambiar el mundo e históricamente ha desempeñado un papel importante en todas las sociedades, ya sea en forma de competiciones deportivas, de actividad física sin más o incluso de juegos. Es un derecho fundamental y una herramienta poderosa para fortalecer los lazos sociales y promover el desarrollo sostenible, la paz, el bienestar, la solidaridad y el respeto”.

Por ello aseguran que “incluso desde el confinamiento en nuestros hogares, podemos unirnos y compartir formas creativas para mejorar nuestra salud y bienestar a través del deporte y la actividad física. Para celebrar el Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz, os pedimos que os mantengáis activos, sanos y solidarios en estos tiempos de distanciamiento físico y social. El espíritu de equipo nos ayudará a superar juntos la incertidumbre y las dificultades actuales”. Y nos ofrecen este emotivo vídeo:

Hacer deporte en casa y fomentar la solidaridad

Cabe recordar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda al menos 150 minutos de actividad física de intensidad moderada o 75 minutos de intensidad alta por semana, o una combinación de ambas. Como decíamos, están promoviéndose muchas iniciativas para hacer deporte. Una de ellas es la que lanzó, el 3 de abril, la ONG Cooperación Internacional en la que, ante la suspensión de su carrera Running for Others, animaba a la ciudadanía a completarla desde sus casas y a hacerlo, además, con el objetivo de recaudar fondos para hacer llegar alimentos a las familias más necesitadas durante estos días. Una carrera en la que se puede participar hasta este 6 de abril, fomentando también la solidaridad.

Por otra parte, se ha lanzado la campaña “yo corro en casa por ti contra el coronavirus, sin dejar a nadie atrás”. Esta iniciativa plantea llevar a cabo, cada domingo, una carrera desde nuestros hogares y donar los fondos de las inscripciones para las campañas que están llevando a cabo Cruz Roja y Cáritas. Una carrera que, además, no solo se basa en correr, sino en la que se puede pedalear, caminar, incluso hacer yoga o bailar.

Campaña «Yo Corro en casa por ti contra el coronavirus».

Deporte y responsabilidad social

En la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social, somos conscientes de la importancia del deporte para transformar la sociedad. Lo hemos visto con nuestros propios ojos en todo tipo de proyectos llevados a cabo por ONG y Fundaciones en diversos países. Lo mostramos en su día con el proyecto “El Partido de tu Vida” que constaba de cinco cápsulas audiovisuales y que elaboramos para la Fundación del Valencia CF.

A lo largo de estos años hemos entrevistado a personas del mundo del deporte que nos han hablado de cómo este transforma vidas. Así lo hacía, por ejemplo, la directora de Nosotras Deportistas, Mara Aparicio, que destacaba que el deporte es una excelente herramienta para fomentar la igualdad de género. Además, desde sus redes sociales están fomentando durante este confinamiento entrenamientos online y todo tipo de consejos.

Por su parte, el presidente de la Penya Valencianista per la Solidaritat, Salvador Raga, nos hablaba de cómo a través de la educación y el deporte se puede cambiar el destino de muchos niños y niñas en todo el mundo.

Hoy, a pesar de las restricciones, del confinamiento, del aislamiento social, podemos no solo practicar deporte, sino también hacerlo para unir a nuestras familias, así como para motivar a los pequeños y las personas mayores. Podemos practicar deporte y fomentar la solidaridad, contribuyendo, precisamente, al objetivo de este Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz. Porque el deporte es vida y la vida merecer ser vivida y celebrada cada día.

#EntrenaEnCasa

#Deporteencasa

#Yomequedoencasa

#Quédateencasa

La ONG Cooperación internacional organiza una carrera indoor en solidaridad con los afectados por el Covid-19

2020-04-05T12:53:06+02:00abril 5th, 2020|

Por: Gerard Sánchez

Una de las facetas de nuestras vidas que más se ha modificado debido al confinamiento provocado por el Covid-19 ha sido el deporte. La suspensión de todo tipo de eventos, así como la prohibición de practicar ejercicio al aire libre, ha llevado a profesionales y aficionados a adaptar sus rutinas en sus respectivos domicilios. En esta línea, desde la ONG Cooperación Internacional también han modificado su tradicional carrera solidaria Running For Others para que este año no solo sea posible, sino que contribuya a paliar el sufrimiento de familias vulnerables, que ahora lo son más debido al coronavirus y sus efectos socioeconómicos. Así, desde el pasado 3 de abril y hasta este lunes, día 6, todas aquellas personas que quieran participar en esta particular competición pueden hacerlo desde sus hogares.

Según explican desde Cooperación Internacional, “la carrera es una forma de conseguir, a través del deporte, apoyar a familias que tienen ser serias dificultades para cubrir sus necesidades básicas, pues los fondos recaudados se destinarán a la campaña de recogida de alimentos para familias en situación de necesidad”. Además, la meta de la misma coincide con el día Internacional del Deporte que se conmemora el 6 de abril.

Algunos de los participantes en la carrera Running For Others. Foto: CI

Cómo participar en Running For Others 2020

Para poder formar parte de esta carrera se han establecido tres modos de participación:

  • Si tienes medidor de pasos: 10.000 pasos (hay muchas aplicaciones móviles, podómetros…)
  • Si tienes el terreno de casa medido: Recorre 5Kms a ritmo de competición indoor.
  • Si no te gusta la tecnología: anda una hora.

Por otra parte, hay que publicar en redes sociales una foto finish o grabar una historia y etiquetar a Cooperación Internacional, añadiendo también los hastags: #RunningForOthers y #Yomequedoencasa. Desde la organización animan a las personas participantes a elaborar su propio dorsal y también a disfrazarse para hacer este iniciativa todavía más divertirla y compartirla con los pequeños de la casa. Y recuerdan que hacer deporte en las zonas comunes no está permitido.

Cómo aportar para las familias en riesgo

La carrera es solidaria, por tanto, se insta a los participantes a aportar el donativo que consideren y lograr así que muchas familias pasen esta crisis con menos sufrimiento. Existen dos modos:

  • Con un donativo para la campaña de alimentos a través de Bizum al 00138 con referencia «RFO»
  • Con un donativo para la campaña de alimentos a través de una transferencia bancaria a la cuenta de Cooperación Internacional: ES40 2100 2123 1502 0046 0163.

Por otra parte, esta donación también se puede desgravar fiscalmente, para ello hay que escribir, una vez realizada, a finanzas@ciong.org indicando nombre y apellidos, DNI y Código Postal.

Esta crisis la vamos a superar todas y todas juntos y esta carrera solidaria también se puede ganar desde la solidaridad y el compromiso con aquellas personas que lo están pasando más mal. Una ayuda que ya está llegando, como muestran algunos mensajes recibidos en las redes sociales de Cooperación Internacional:

«Hola buenas tardes Pedro, quería agradeceros por la ayuda que está llegando a mi casa, hoy llegó una cantidad de comida y de verdad gracias y mil gracias. No tengo palabras»

«He recibido la tarjeta ya hice la compra y he mandado la foto del recibo… estoy muy agradecida con esta gran ayuda para mí y mi familia. Muchísimas gracias de todo corazón, muy agradecida con la cooperación…»

##RunningForOthers

#Yomequedoencasa

Más información:

https://ciong.org/novedad/corre-en-tu-casa-por-las-victimas-del-covid-con-running-for-others-indoor-2020/

https://ciong.org/novedad/covid_19-ayuda-a-familias-que-necesitan-alimentos/

Las ONG, un grado más de solidaridad y compromiso

2020-04-05T01:23:44+02:00abril 4th, 2020|

Por: Agencia Alberto Pla

En pleno estado de alarma y confinamiento por el coronavirus son muchos los mensajes y ejemplos que nos llegan de solidaridad, de unión, de fortalecimiento del sentido comunitario. Paradójicamente, cuando estamos físicamente más solos que nunca, encerrados en casa solos o con un número muy limitado de personas, es cuando nuestro lado social y en cierta medida también el solidario y empático, se potencia más. Pero las ONG, así como todas las personas que las apoyan de una manera u otra, estaban ya ahí antes ofreciendo su solidaridad en todo tipo de sectores y ahora, cuando las cosas se han puesto todavía más difíciles, no se han quedado atrás y están sumando esfuerzos, reinventando campañas, colaborando más que nunca para tratar que, efectivamente, nadie se quede atrás en esta crisis sanitaria, económica y también social.

En la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social, estamos acostumbrados a trabajar y colaborar con ONG, Fundaciones y personas relacionadas con el tercer sector. Sabemos cómo trabajan de forma incansable en pro de la justicia social, económica, sanitaria, educativa… somos conscientes de su labor, de su compromiso y de su importancia esencial no solo para nuestra sociedad, sino para tantas otras ubicadas por todo el planeta. Por ello queremos mostrar ahora, más que nunca, su labor, acercaros aquello que están proponiendo durante este estado de alerta y así contribuir también a que las conozcan, a que puedan entrar en contacto con ellas y a que colaboren, en la medida en que cada cual pueda, en sus ideas, proyectos, campañas y luchas. Porque juntos, todas y todos, podemos contribuir a cambiar el mundo, sobre todo en tiempos de dificultad como los actuales y como los que se avecinan.

De este modo, os iremos mostrando periódicamente las diferentes iniciativas de las ONG en nuestra página web, proyectos e ideas como los que os mostramos a continuación:

CESAL lanza la campaña ¡STOP CORONAVIRUS!

Mientrasla pandemia por coronavirus se extiende por todos los países, en CESAL quieren estar aún más cerca de aquellos especialmente vulnerables. En la organización trabajan diariamente con miles de personas para las que la precariedad y las carencias son la norma. Aún así, esta emergencia sanitaria va a hacer más patente la brecha, la escasez y la falta de recursos entre unos lugares y otros.

Una de las muchas acciones que realizan se centran en el barrio de Tetuán, en Madrid, donde trabajan desde 2007. CESAL apoya a familias cuya situación es de gran vulnerabilidad como personas migrantes, solicitantes de protección internacional (solicitantes de refugio o asilo), madres que viven solas con sus hijos e hijas y que se enfrentan a una situación límite. Muchas de estas personas, no tienen acceso a alimentos o productos básicos, y no tienen trabajo.

Un voluntario de CESAL clasificando los productos y alimentos. Fotografía: Pipered (CESAL)

Puedes apoyar a cesal donando en este enlace

Farmamundi se pone al servicio del gobierno

Una de las ONG valencianas con mayor trayectoria y repercusión internacional es Farmamundi. Se constituyó en Valencia en 1993 y actualmente es la primera organización no lucrativa de nuestro país especializada en suministro y ayuda farmacéutica a organizaciones humanitarias y países en desarrollo. En esta línea, y tras declararse el estado de alerta, actuaron rápidamente para ofrecer su apoyo y equipo profesional al servicio del Gobierno Español. De este modo, a fecha 31 de marzo, Farmamundi había suministrado ya nueve toneladas entre mascarillas, guantes, gel hidro-alcohólico y otros elementos de protección para sanitarios. También está dotando de material sanitario a entidades de distribución españolas que brindan servicio a farmacias y hospitales.

Desde los primeros momentos, tanto en su sede central en el Parque Tecnológico de Paterna, como en el resto de ellas, se sumaron al teletrabajo, pero con la excepción de su almacén de suministros de medicamentos y material sanitario, que sigue abierto para continuar con su labor de dotación en emergencias. Ellos desde su experiencia sanitaria, llamaban a priorizar la prevención en todo el mundo y mostraban su preocupación por la situación en campos de desplazados y refugiados, así como en aquellos países con sistemas sanitarios más frágiles, con menos medios y con menos personal cualificado.

Plan Cruz Roja RESPONDE frente al COVID-19

Sin lugar a dudas, una de las organizaciones humanitarias con mayor trascendencia en nuestro país, y en muchos otros, es Cruz Roja. Desde el inicio del estado de alerta lanzó el plan “Cruz Roja RESPONDE frente al COVID-19”. Este plan pretende alcanzar a más de 1,350.000 personas con un presupuesto estimado de 11,000.000 €, al que podrá sumarse a todo aquel que quiera contribuir.

Por otra parte, desde el inicio de la declaración del estado de alerta se centraron en varios puntos como su campaña especial de seguimiento a unas 400.000 personas vulnerables, la puesta a disposición de las Autoridades Sanitarias de sus recursos humanos y logísticos, la distribución y entrega de alimentos y kits con productos de primera necesidad o las campañas de comunicación y sensibilización.

Una trabajadora de Cruz Roja trabajando en el Plan RESPONDE frente al COVID-19. Fotografía: Cruz Roja

Adaptación de las becas de comedor de Educo

Una ayuda fundamental para muchas familias son las becas comedor. En este sentido, desde Educo trabajan para buscar alternativas a los comedores escolares donde suelen ofrecerlas. De este modo, a algunas familias les siguen dando el importe de la beca, a cambio de que estas les entreguen el tique de la compra En otros casos se ofrecen lotes de comida a los niños y niños. Y están viendo la manera de llegar a acuerdos con entidades bancarias para que los beneficiarios de las becas puedan tener una tarjeta monedero con el dinero de la beca. Ellos valoran “positivamente las medidas tomadas por el Gobierno y por las Administraciones autonómicas para garantizar la alimentación de los niños y las niñas que reciben una beca comedor pública”. Pero consideran que “son insuficientes y que deberían llegar a más niños y niñas”.

Unos niños en un comedor. Fotografía: EDUCO

La Fundación FONTILLES comprometidos con sus beneficiarios en India y sus mayores en España

En India, los afectados por lepra corren todavía más riesgos que el resto de la población. Desde Fontilles están haciendo todo lo posible para proteger a sus beneficiarios y al personal de las organizaciones locales con las que trabajan habitualmente, pero, cada vez, es más complicado con las restricciones impuestas. Tras el confinamiento, el personal sanitario está teniendo serias dificultades para visitar y dar tratamiento a los pacientes. Y los pacientes de lepra que necesitan ir a los centros para hacer uso de los servicios médicos. Aunque en teoría está permitido, se encuentran con que no funciona el transporte público y no pueden llegar con facilidad.

El Dr. Rao atiende a un paciente de lepra en el estado de Andhra Pradesh, India para Fontilles. Fotografía: Alberto Pla

En España, en el Hospital Ferrís y el Centro Geriátrico Borja ,trabajan con todas las medidas de seguridad para garantizar la salud de las personas mayores y los profesionales que en él trabajan. La Fundación —con más de 100 años de historia— desea que termine cuanto antes la pandemia para que vuelva la normalidad al geriátrico con sus múltiples actividades: voluntariado, visitas, cursos, excursiones, etc.

Una enfermera del Sanatorio San Francisco de Borja de Fontilles conversa con una residente. Fotografía: Fundación Fontilles

Campaña #ningúnmayorsolo

Si los niños y niñas son vulnerables en esta situación, todavía lo son más nuestros mayores. Ellos están siendo los más afectados por la enfermedad, tanto en número de casos, como en la gravedad de los mismos y en el número de fallecidos. Por otra parte, hay muchas personas mayores en España que viven solas, una soledad que se agrava en este tiempo de confinamiento, con los problemas que ello acarrea. Por ello, ya se han lanzado varias campañas para apoyar a estas personas mayores. Una de ellas es #ningúnmayorsolo, impulsada por DKV, con la participación del Consejo General de la Psicología de España, la Plataforma del Voluntariado de España y la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología y la colaboración de otras muchas entidades sociales, empresariales, sociedades científicas y colegios oficiales. La campaña consiste en un servicio gratuito de atención psicosocial dirigido a las personas mayores, a través del teléfono 976 388 601.

Recopilación de información oficial y útil en Fuden

Tan importante como protegerse a uno mismo y a los demás quedándose en casa y evitando al máximo el riesgo de exposición al Covid-19 es también contar con información veraz y oficial sobre todo lo que está sucediendo. Son varias las campañas lanzadas por las ONG y otros organismos en contra de los bulos. Pero en Fuden (Fundación para el Desarrollo de la Enfermería) han ido un poco más allá y están recopilando en su web, por temáticas, todo tipo de información veraz y documentación relacionada con el Covid-19 y con el estado de alerta. Entre ella encontramos documentos del Ministerio del Interior, del Ministerio de Sanidad, recursos sobre salud mental, recursos sociales u otros dirigidos a la infancia.

CEAR lanza la propuesta #papelesparatodxs

Ante la situación de emergencia sanitaria mundial generado por el Covid-19, desde la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) proponen al gobierno español que garantice los derechos de todas las personas, especialmente los de las más vulnerables, como son las migrantes en situación administrativa irregular y las personas solicitantes de asilo en espera prolongada de resolución de su solicitud. Desde la organización recuerdan que la Oficina de Asilo (OAR) acumula actualmente más de 100.000 expedientes de asilo pendientes. Y recalcan que ahora, más que nunca, «es necesario que los derechos de las personas migrantes en situación administrativa irregular se vean garantizados. Para CEAR «es urgente que se ponga en marcha un proceso de regularización que les permita acceder a sus derechos en igualdad de condiciones al tiempo que se reconozca el valor las aptitudes, dedicación y compromiso que pueden aportar a sociedad española». Unas medidas que, por cierto ya se están aplicando en Portugal y han sido recomendadas también por el Consejo de Europa. De este modo, CEAR lanza este sábado, día 4 de abril, una campaña de firmas y de apoyos y también de difusión en redes sociales bajo el hastag #papelesparatodxs.

Estas son algunas de las campañas lanzadas por las ONG en España durante este estado de alerta. Si conoce alguna campaña específica y quiere que hablemos de ella, puede comentar esta noticia o escribirnos un correo electrónico.

La aceptación de la muerte

2020-04-01T20:50:12+02:00abril 1st, 2020|

Por: Gerard Sánchez

La muerte es una parte de la vida, ha sido así siempre, aunque no es menos verdad que nos hemos habituado a considerarla un tabú, a no hablar de ella, salvo cuando nos golpea de cerca. Y, aún en esas circunstancias, la solemos afrontar, al menos en occidente, como un momento de máximo dolor que ha de vivirse desde el silencio, con llantos afligidos, ropajes oscuros y gestos lentos como acompasados constantemente por una marcha fúnebre que, aunque no suene, permanece en nuestras mentes y guía nuestros pasos, actos y comportamientos en esos trágicos momentos. Tal vez por todo ello, en estos días de Covid-19 en que pasamos tantas horas en casa, rodeados de mensajes en que se nos habla de cifras de muertes, de personas contagiadas y de peligros por el mero hecho de salir a la calle a hacer la compra, sentimos la muerte y sus consecuencias, más cerca que nunca. Y también tal vez por ello, por nuestra tradicional forma de afrontar la muerte, en estos tiempos nos llama todavía más la atención ver cómo en otros lugares del mundo viven el momento de la muerte y del entierro con elementos más propios de una fiesta como serían los bailes o las bebidas. Y de ahí que los vídeos de personas bailando al tiempo que portan un ataúd se hayan convertido en virales en Internet y en las redes sociales e incluso hayan sido objeto de todo tipo de memes o burlas.

Pero, ¿de dónde proceden estos bailes fúnebres y cuáles son sus propósitos? Se trata de unas ceremonias que se llevan a cabo en Ghana (África Occidental), de hecho, las funerarias compiten por este tipo de servicio mediante el cual se trata de celebrar, precisamente, la vida de la persona que acaba de fallecer, lo que conlleva, además, que las familias gasten grandes cantidades de dinero en cada uno de estos funerales. Los porteadores ensayan y llevan a cabo todo tipo de coreografías al tiempo que portan el ataúd. Y la ceremonia se acompaña de comida y bebida. Es más, los ataúdes se personalizan según los gustos o modo de vida del fallecido, de este modo, puede ser una avioneta si era piloto, puede representar algún objeto musical… o puede estar confeccionado con vivos colores y con todo tipo de decoraciones, algo que, por cierto, pudimos observar en nuestro reciente viaje a Etiopía. Allí las funerarias exhibían sus coloridos y personalizados ataúdes en la calle. Un país donde, por cierto, la muerte es asumida desde los primeros años de vida, tanto es así que la tasa de mortalidad infantil es superior al 40%. Muchos niños no son registrados hasta superar los cinco o seis años e incluso a muchos de ellos no se les pone nombre hasta pasados varios años de vida. Lo que sí se les deja es un mechón de pelo en la cabeza que, según nos indicaron, es para que si el niño o la niña muere los ángeles tengan de dónde cogerlo.

Una niña ayuda a su hermano pequeño en el comedor que mantiene la Misión San Pablo Apóstol en Gimbichu con el apoyo de la ONGD MOSSolidaria. Fotografía: Alberto Pla.

Tradiciones funerarias clásicas africanas

Para encontrar el verdadero sentido de esta forma de afrontar la muerte hay que bucear más en las peculiaridades de varias culturas tradicionales africanas. En muchas de ellas, la muerte está considerada como un rito de transición, a los muertos se los sigue considerando parte de la familia, lo cual tiene que ver también con las ideas de reencarnación.

De hecho, en diversos lugares de África se celebran rituales funerarios que distan mucho de los que estamos acostumbrados en Europa. Como señala Jaques Barou en su artículo La idea de la muertey los ritos funerarios en el África subsahariana. Permanencia y transformaciones”: «Suele ocurrir, sobre todo entre los mossi de Burkina Faso, que un pariente de la persona fallecida, de preferencia una mujer, vista las ropas del muerto e imite sus ademanes y su manera de hablar. Los hijos del difunto lo llaman ‘padre’ y sus esposas, ‘marido’. Entre los diola del Senegal, el muerto debe presidir sus propios funerales: vestido con su ropa más hermosa, sentado en su sillón acostumbrado y atado a él, la mano en alto como si saludara a la muchedumbre, se le lleva en andas a hombros hasta el lugar de su inhumación, mientras los músicos y danzantes tocan y evolucionan muy animados en torno al cortejo, desafiando así la dimensión trágica de la muerte y terminando de dar una coloración épica y triunfal al cortejo funerario».

Ataudes en la calle en Addis Abeba, capital de Etiopía. Fotografía de Mari Olcina.

Vivir la muerte como una festividad

Pero el concepto de vivir la muerte como algo digno de ser celebrado, con bebida, comida, con bailes o con otros ritos no es propio solo de África. En varios lugares de América, como Cuba o México, también es algo bastante común. Muy conocida es la festividad del Día de los Muertos en México, donde los cementerios se llenan de música, bebida y comida para honrar el día en que los espíritus de los muertos se encuentran con los vivos.

En Asia también se llevan a cabo tradiciones relacionadas con la muerte que nos resultarían muy impactantes. Una de ellas se realiza en la región Tana Toraja en Indonesia. Allí la persona fallecida, previamente momificada, se exhibe en el hogar durante varios meses. Se le ofrecen todo tipo de atenciones y también se canta y se baila a su alrededor.

Más sorprendente aún podría resultar la ceremonia que se realiza en varias zonas de Madagascar donde, cada cinco años, aproximadamente, se desentierra a los muertos, se les envuelve con ropas nuevas, se lleva a cabo una procesión, se baila con ellos y, finalmente, se los sienta en la mesa para comer con toda la familia.

La importancia de poder despedirse

Estos son algunos ejemplos en que la muerte, lejos de ser vista como una tragedia y con gran tristeza, se asume como una parte de la vida, como un rito de paso esencial y como una forma de recordar a los que ya no están entre nosotros.

No obstante, en gran parte de las culturas, el contar con la presencia del cuerpo del fallecido, el poder estar cerca de él y ofrecerle respetos sea en forma de llantos o con bailes, música, comida y bebidas, resulta esencial. Una posibilidad que ahora, con la crisis provocada por el Covid-19, no resulta posible. Los muertos en estos tiempos de confinamiento se marchan en solitario, sin que sus familiares y seres queridos puedan estar cerca de ellos. Y eso sí que resulta una tragedia difícil de gestionar en cualquier parte del mundo. Pero en cada uno de nosotros está la misión de mantenerlos en su memoria, de hacer que sean honrados y recordados como merecen.

Cabe recordar, a modo de reflexión final, unas palabras pronunciadas por una persona africana y que aparecen también en el citado artículo de Barou :

“¡Sepan que se muere dos veces! La primera vez, cuando se deja de respirar; la segunda vez, cuando ya nadie piensa en uno. Me acuerdo de un enano de mi aldea que había plantado un árbol destinado a llegar a ser muy viejo. Decía: – Mucho tiempo después de mi muerte, las gentes verán este árbol y dirán: “El enano fue quien plantó este árbol”.

La “Hora del Planeta”, hoy, más importante que nunca

2020-03-28T15:20:58+01:00marzo 28th, 2020|

Por: Gerard Sánchez

“Apaga la luz, todo irá bien”. Este es el lema de este año de la “Hora del Planeta”, una iniciativa de WWF con alcance mundial y que en plena crisis mundial por el Covid-19 se readapta tanto en su mensaje como en las peticiones hacia la ciudadanía.  Una hora en la que se nos incita, cada año, a desenchufarnos de la red eléctrica para luchar contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad mundial. Pero en este 2020, cuando gran parte de la población permanece confinada en sus domicilios, las ventanas y balcones se han convertido, junto a las redes sociales y las aplicaciones de videollamadas colectivas, en los grandes zocos de socialización. Este sábado 28 de marzo, desde WWF nos piden, de nuevo, apagar las luces de nuestras casas, empresas y edificios oficiales de 20:30 a 21:30 horas, pero nos animan a encender otras; las de las linternas en nuestros balcones. Ese objeto, que permanecía oculto en los cajones, a la espera, tan solo, de algún apagón inesperado y que, como tantos otros como los relojes, las calculadoras o incluso las cámaras de fotos, había sido sustituido por el teléfono móvil, ha vuelto a la vida en esta pandemia global y se ha convertido en un símbolo de homenaje hacia las personas fallecidas y, también, en una forma de saludarse y mandarse ánimos de una fachada a otra. Personas que, aún viviendo muy cerca, tal vez nunca habían cruzado una palabra, ni siquiera un saludo, ahora se fortalecen mutuamente con un gesto tan básico como es el de salir a la ventana o al balcón y aplaudir o encender una linterna o una vela, siendo conscientes de que ese vecino o vecina, al que tal vez no conoces, está viviendo una circunstancia muy similar a la tuya.

En las grandes crisis y catástrofes es cuando la humanidad, paradójicamente se siente más unida y hasta más viva. Célebres eran las fiestas nocturnas durante las grandes batallas de la II Guerra Mundial, pues nadie sabía si, tal vez, aquella sería su última noche con vida. Ahora, salvando las distancias, este confinamiento obligado nos ha servido, o debería hacerlo, a apreciar de verdad el valor de un abrazo, de un beso, para saber que nuestro mayor tesoro es el cariño y el amor de otras personas y para ser conscientes de que todas y todos, sea cual sea nuestra condición social, podemos ponernos en la piel de los demás y tratar de colaborar, desde nuestras posibilidades, para aliviar su sufrimiento.

La Madre Tierra pide un cambio de modelo para el planeta

Como decía la Madre Tierra en una conferencia que dio en la ciudad de Valencia pocos días antes de la manifestación de Pobresa Zero de 2019, convocada por la Coordinadora Valenciana de ONGD: “El cambio climático afecta a todas las personas, pero en especial a las poblaciones que dependen más de los recursos naturales, las comunidades rurales de los países empobrecidos, y dentro de ellas a las mujeres, que producen hasta el 80 % de los alimentos en estos países».

Manifestantes en 2019 en València manifestándose en contra de la pobreza y por el planeta. Fotografía: Juanjo Martín.

La Madre Tierra añadía una frase que hoy, cuando gran parte de la población se mantiene en sus hogares y reflexiona sobre cómo el mundo está interconectado, cobra aún más vigencia: “Necesitamos un cambio de modelo urgente y radical que no se base en la contaminación del planeta y la explotación sin límite de los recursos naturales, que minimice unos costes sociales de discriminación y exclusión que son insoportables”, recalcaba.

Como cada año, desde la Agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social colaboramos en la manifestación de Pobresa Zero no solo acudiendo a la misma y documentándola con las fotografías de nuestro compañero Juanjo Martín, sino también elaborando el spot oficial de un minuto de duración que este año tenía como protagonistas a una niña y a una bola del mundo en forma de globo.

 

En nuestra trayectoria profesional hemos desarrollado diversos trabajos, en colaboración con varias ONGD, para concienciar sobre la importancia de cuidar nuestro planeta y para mostrar también los efectos del cambio climático y las desigualdades sociales. Uno de ellos fue el documental “Un Sol para Dominicana”, que llevamos a cabo con la Fundación SOLCA en República Dominicana. Un trabajo que cuenta con cerca de medio millón de visualizaciones en Youtube y que, además, estuvo acompañado de una exposición fotográfica.

Podéis conocer el proyecto y también visualizar el documental completo en el siguiente link: UN SOL PARA DOMINICANA

Una bajada de contaminación nunca vista

En estos días de reclusión obligatoria, cuando nos quedamos en casa y las calles y carreteras están, prácticamente, desérticas de vehículos, las ciudades y nuestro ecosistema aprovechan para respirar a pleno pulmón. La contaminación en las grandes urbes ha descendido de forma generalizada, como así confirman las imágenes tomadas por el satélite de la Agencia Espacial Europea (ESA) durante los últimos cinco días. Según afirma, Clausa Zehner, jefe de la misión Copérnico Sentinel 5-P: “Nunca habíamos visto algo así en Europa”.

En una época en que las grandes ciudades como Madrid o Barcelona están aumentando las restricciones para el tráfico, sobre todo en sus centros urbanos, debido a las altas tasas de contaminación, se necesitan poco menos de cinco días de confinamiento para reducir las cifras atmosféricas de contaminación de una forma drástica. Pero, ¿aprenderemos algo de esta lección? ¿Seremos capaces de movernos de otro modo en nuestro día a día cuando todo esto pase? Es cierto que no depende solo de las acciones particulares de los ciudadanos de a pie, pero estos sí que pueden presionar a sus respectivos gobiernos para que apuesten más por el transporte público, por el fomento de la bicicleta y otros vehículos no contamimantes, por crear zonas peatonales…

¿Mantendríamos una reclusión por el planeta?

Y aquí cabe que nos hagamos otra reflexión. Desde hace años resultan evidentes los efectos nocivos del cambio climático y el calentamiento a nivel global. Se han lanzado campañas de todo tipo, como esta “Hora del Planeta”, se ha pedido la concienciación, el reciclaje, la búsqueda de alternativas a los combustibles fósiles y los cambios de actitudes en el consumo. Ahora, por nuestra salud, y por la del conjunto de la sociedad, se nos pide que nos quedemos en casa y la mayoría lo acatamos con mayor o menor resignación, pero con la sensación general de que es necesario y útil.

Pero, ¿nos hubiéramos quedado en casa si el motivo de la reclusión no hubiera sido por temor a contagiarnos, sino, simplemente, por algo tan básico, y tan vital, como es salvar el planeta, por reducir la contaminación y reflexionar sobre la necesidad de reordenar nuestra relación con la Madre Tierra?

La Madre Tierra ofrece una conferencia desde la plataforma Pobresa Zero en la Universidad Politécnica de València. Fotografía: Alberto Pla

Lamentablemente, la respuesta a esta pregunta, si somos realmente sinceros, sería “no”. Y ahí tenemos una clave de por qué esta “Hora del Planeta”, aunque solo sea un gesto, aunque no sirva para revertir la situación de sobrecontaminación mundial, sí es importante para pensar, para reflexionar, para concienciar a las nuevas generaciones. En definitiva, para buscar un cambio de paradigma que evite que en un futuro no muy lejano tengamos que quedarnos confinados en casa, no por un virus, sino porque el ambiente fuera sea, sencillamente, irrespirable. Ahora, cuando muchos nos ponemos mascarillas para salir de casa, nos viene a la mente la imagen de lugares como Pekín donde hace tiempo que se usan de forma cotidiana no solo para evitar contagiar o ser contagiados, sino, sencillamente, para respirar en medio de ciudades con niveles de polución intolerables. ¿Seremos capaces de reflexionar como sociedad y buscar soluciones para revertir la contaminación en todo el planeta? ¿O nos acostumbraremos a tener la mascarilla colgada en la entrada de casa para usarla cada vez que salgamos? ¿Daremos una lección de responsabilidad cuando lo que esté en juego, de verdad, no seas nuestras vidas particulares, sino la pervivencia de un planeta sano y perdurable para nosotros, para la naturaleza y para las próximas generaciones?

#QuédateEnCasa

La esclavitud, una lacra que perdura

2020-03-25T13:07:46+01:00marzo 25th, 2020|

Por: Gerard Sánchez | Fotografía: Alberto Pla

Te propongo un ejercicio. Cierra los ojos y piensa en la palabra “esclavitud”. ¿Qué evoca en tu mente?

Seguramente, te habrán venido a la cabeza imágenes de personas negras trabajando en plantaciones, compradas y vendidas en plazas públicas, o tal vez habrás pensado en la construcción de las pirámides de Egipto o en algún otro momento de un pasado bastante lejano, ¿verdad?

Y si te digo que hoy, en pleno siglo XXI, y según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), alrededor de 40,3 millones de personas sufren alguna forma de esclavitud. Esta lacra de la humanidad, aunque abolida legalmente en la práctica totalidad de los países del mundo, sigue estando muy vigente y sigue afectando las vidas de muchas personas. Y lo hace, además, desde el silencio.

Una niña en Guatemala se ve forzada a trabajar por su situación de pobreza. La niñez y, por tanto, su sonrisa se pierde durante su infancia. Fotografía: Alberto Pla.

La desconocida esclavitud en España

Hoy, como cada 25 de marzo, se conmemora el Día Internacional de Recuerdo de las Víctimas de la Esclavitud y la Trata Transatlántica de Esclavos. No hay que olvidar que los países europeos contribuyeron, fomentaron y se lucraron con la trata transatlántica de esclavos durante más de 400 años. Millones de personas, en su mayor parte procedentes del continente africano, fueron arrancados de sus lugares de orígenes, familias y hogares para ser trasladados, sobre todo a América para llevar a cabo todo tipo de trabajos forzados.

Pero no solo el continente americano fue el destino de estos esclavos, como recuerdan desde la ONGD Movimiento por la Paz (MPDL), los países europeos y entre ellos España no solo compraron y vendieron esclavos a América, sino que también fueron explotados en el interior de sus países, donde muchos de ellos se quedaron y tuvieron descendencia. Por ejemplo, se calcula que a finales del siglo XVI vivían en España unos 58.000 esclavos. Es más, una de las excepciones en el reino de Valencia ante el Decreto de 1609, de expulsión de los moriscos, era que quedaban fuera de esta aquellos que fueran esclavos, los cuales seguirían como tales.

La esclavitud permaneció en España y en sus colonias, de forma totalmente legal, hasta finales del siglo XIX. El 13 de febrero de 1880 se promulgó la La Ley de Abolición de la Esclavitud, aunque esta daba un plazo de ocho años para hacerla efectiva. Y esto nos recuerda una de las frases que el personal de Movimiento por la Paz suele decir en sus charlas en las universidades: “¿Conocéis a alguna persona en España con la tez oscura o el pelo muy rizado? Si indagarais en sus raíces seguramente encontrarías antepasados esclavos”.

Aquí os dejamos el vídeo “Somos Parte de un Todo” que elaboramos para MPDL en relación al Decenio Internacional para los/las Afrodescendientes.

La trata de personas en nuestros días

Como decíamos, se estima que actualmente más de 40 millones de personas sufren esclavitud. De ellas, unas 30 millones son obligadas a realizar trabajos forzados, es decir lo hacen bajo amenaza y contra su voluntad. Unas 15 millones de personas viven sus vidas en matrimonios forzados. Mientras que unas 4,8 millones son explotadas sexualmente. El tráfico de seres humanos no es algo que nos sea ajeno, pues la OIT recalca que, prácticamente, todos los países son afectados ya sea como lugar de origen, de tránsito o de destino de las víctimas. Unas víctimas que, en su mayor parte, son mujeres y niñas, las cuales son utilizadas, compradas y vendidas como esclavas para trabajos forzados, para matrimonios forzosos o para el tráfico sexual.

Por lo que respecta a  España, el informe de la OIT estima que existen 105.000 personas esclavas. Así que la esclavitud en nuestro país, además de ser bastante desconocida y silenciada, no es algo propio de la época colonial, sino que pervive y se retroalimenta, todavía más en situaciones de crisis como la que muchos expertos auguran que se avecina debido a los efectos del Covid-19.

La incidencia y consecuencias de la esclavitud y el trabajo forzoso en nuestro país se ven cuando se llevan a cabo operaciones contra la misma por parte de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado. Es más, la Guardia Civil lanzó en 2019 la campaña #trabajoforzoso para alertar, concienciar a la población y pedir la colaboración ciudadana. Pero, desgraciadamente, es una realidad que se vive desde el silencio y la marginación, gran parte de sus víctimas son inmigrantes, en la mayoría de ocasiones viven confinados, bajo amenazas y, además, es bastante común que no conozcan bien nuestro idioma y, sobre todo, que no conozcan sus derechos básicos o que no puedan o no se atrevan a ejercerlos.

Cómo combatir la esclavitud

Los ciudadanos podemos llevar a cabo muchas acciones, conscientes e inconscientes para combatir la esclavitud, la trata y los trabajos forzados. Entre ellas se encuentra denunciar cuando conocemos algún caso, pero también exigir de dónde viene todo aquello que consumimos, cómo se ha elaborado… también, lógicamente, no ser partícipes del consumo de sexo por dinero. Pero también colaborar con las ONGD que luchan contra todas estas prácticas. Educar y concienciar a las nuevas generaciones sobre la importancia de llevar a cabo un consumo responsable, de fomentar la igualdad de derechos en todos los seres humanos y de erradicar el racismo. Y, sobre todo, no mirar hacia otro lado y ser conscientes de que es una realidad que está ahí, no pertenece al pasado, no es propia de otros lugares del mundo, sino que está en nuestros barrios, en nuestras ciudades, pasando cada día ante nuestros ojos.

Links de Interés:

  • La Asamblea General de la ONU proclamó 2015-2024 como el Decenio Internacional de los Afrodescendientes (resolución 68/237) citando la necesidad de fortalecer la cooperación nacional, regional e internacional en relación con el pleno disfrute de los derechos económicos, sociales, culturales, civiles y políticos de las personas de ascendencia africana, y su plena e igualitaria participación en todos los aspectos de la sociedad.
  • Para conocer más sobre la historia, las consecuencias y el impacto de la esclavitud podéis consultar el proyecto de la Unesco La ruta del Esclavo.
  • Las ONGD llevan a cabo diferentes acciones y campañas para fomentar un consumo más responsable que evite, entre otras circunstancias, el trabajo forzado. Una de ellas es la campaña Ropa Limpia de Setem.

Pie de foto de portada: Unos niños arrastran basura en el vertedero de Cobán, en Guatemala.  La falta de alimentos, la desnutrición crónica o el absentismo escolar obligan a las niñas y niños a desarrollar trabajos para apoyar a sus familias con muy escasos recursos. Fotografía: Alberto Pla
Cargar más posts