: Noticias

142 pulsaciones: la película documental llega a Youtube

Kimberly creció en un vertedero en Guatemala. El destino hizo que se cruzara con Alex, un arquitecto que lo dejó todo en España para unir su vida a la de cientos de niñas y niños a través de la educación. Así nació la Asociación CONI, así nacieron cientos de historias de esperanza, de ilusión, de superación… y una promesa inolvidable.

Fotografía de cover y portada: Alberto Pla

La película documental “142 pulsaciones”, de 30 minutos de duración, llega ahora a Youtube, donde se podrá visualizar de forma totalmente gratuita. Y lo hace después de los éxitos cosechados tanto en las proyecciones en España como en Guatemala.

Esta cinta, producida por la agencia Alberto Pla-Proyectos de Comunicación Social para la Asociación CONI, narra la historia de superación de Kimberly y de otros niños y niñas que lograron estudiar y salir adelante gracias a su esfuerzo y a las becas educativas de CONI. En un país como Guatemala, donde solo el 3% de los alumnos alcanzan la educación secundaria, este tipo de proyectos resultan fundamentales para darles a los más jóvenes motivos para la ilusión y la superación personal y colectiva.

Precisamente superarse y cumplir sueños y objetivos son metas que todo el mundo se pone a lo largo de su vida. No obstante, llegar a cumplirlas puede ser más o menos accesible en virtud de muchos factores. Uno de los más importantes es la situación socio-económica de la que se parte y en países como Guatemala esta puede llegar a ser un verdadero obstáculo, en muchos casos insuperable. Ejemplos como el de Kimberly, que creció intentando ganarse la vida y ayudando a su familia “reciclando” productos en un vertedero local, muestran que cambiar de vida es posible. Aunque para ello el esfuerzo personal resulta fundamental.

Trabajo de CONI en Guatemala

La Asociación CONI se dio cuenta de estas situaciones en 2011 y desde entonces trabaja sobre el terreno para otorgar becas educativas a niñas y niños como Kimberly que ansían no solo salir de su situación, sino lograr con ello ayudar a sus familias y también a sus comunidades. Sí, porque en no pocos casos los becados, como se puede ver en el documental “142 pulsaciones”, ayudan becando ellos mismos a otros menores que se encuentran en situaciones similares de las que ellos lograron salir. Y también colaboran activamente en su educación como hace la propia Kimberly. Como relata el fundador de la Asociación CONI, Alejandro Sebastián, Kimberly “ella era una niña que se le veía en los ojos una ilusión, unas ganas de volar y enganchó mucho con los ejercicios que hacíamos para estimular esa imaginación”.

En sus 30 minutos de duración, este documental narra la historia de Kimberly, que, viendo las fotos que le enseñaba Alejandro “se enamoró de París” y decía que su sueño era “ver la torre Eiffel”, un sueño que también ha conseguido cumplir, como puede verse en el documental. Pero sus ansias de superación son también las de su comunidad y las de un pueblo como el guatemalteco que, pese a las adversidades, no se rinde y mantiene la esperanza de que los niños y niñas de hoy consigan acabar sus estudios y poder aspirar a construir un nuevo país y una nueva sociedad.

Asociación CONI

CONI es una ONGD española especializada en cooperación para el desarrollo con las comunidades indígenas del área rural de Guatemala. Su equipo está conformado por profesionales altamente comprometidos y convencidos de que la educación es la mejor herramienta para promover una sociedad global libre, pacífica y justa.

Su visión es la de una Guatemala con plena escolarización primaria y secundaria, sin hambre, sin pobreza y sin violencia de ningún tipo, con las comunidades indígenas integradas, respetadas y empoderadas, desarrolladas de acuerdo a su cosmovisión, conviviendo democráticamente en igualdad, libertad y fraternidad, en un país con las oportunidades justamente repartidas y los derechos plenamente respetados, donde cada individuo sea dueño de su propio destino.

Para más información, colaboraciones o voluntariado:

www.asociacionconi.org

Valencia reflexiona y se une a las reivindicaciones de las mujeres afrodescendientes

Más de 200 personas asistieron a la celebración del Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente en el Centre del Carmen. Entre los presentes se encontraban cuatro concejalas del Ayuntamiento de València, así como la directora y actriz colombiana Karent Hinestroza que presentó su cortometraje “Black or Latina” 

La celebración del Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente, organizado por Movimiento por la Paz-MPDL, reunió a más de 200 personas en el Centre del Carmen de València. Una jornada en la que se debatió y se reflexionó sobre cuestiones como los derechos humanos o el racismo cotidiano y se trataron de poner soluciones o pautas a seguir desde diversos ámbitos. La educación, como base de una nueva sociedad más abierta y tolerante, pero también la importancia de la visibilidad desde los medios de comunicación, el cine o el teatro fueron algunos de los temas que se trataron en la mesa de debate. Antes de ella, se exhibió el cortometraje “Black or Latina”, producido, dirigido y protagonizado por la colombiana Karent Hinestroza, que estaba presente en la sala. Ella explicó que la idea le surgió cuando al salir de su país se dio cuenta “del desconocimiento sobre la población afrolatina. La gente tiene una sola foto de lo que es Latinoamérica y esta no es real”. Para Hinestroza es necesario “implementar oportunidades y reconocernos en nuestra diversidad para lograr tener un espacio y una representatividad”. En el corto “Black or Latina” se ve cómo la protagonista es rechazada en un casting, a pesar de su talento, porque al ser afrolatina no representa el estereotipo o la visión general que se tiene de ser latina. Un problema que trasladó también a España con una reflexión al aire “parece que si eres negra no puedes ser española, o al menos no solo española”.

Isabelle Mamadou da la bienvenida a los asistentes. Fotografía de Juanjo Martín

Amplia representación institucional

Entre los asistentes a este acto organizado por Movimiento por la Paz – MPDL, en colaboración con la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas de la Generalitat Valenciana, la Red Europea de Personas Afrodescendientes – ENPAD, el Equipo de Implementación del Decenio Afro en España y la Agencia de Comunicación Social-Alberto Pla, se encontraban cuatro concejalas del Ayuntamiento de València: Maite Ibáñez (PSOE), Lucía Beamud y Luisa Notario (Compromís) y Paula Llobet (Partido Popular), quienes reflexionaban sobre estas realidades al finalizar el evento. Así, la concejala de Compromís, Luisa Notario, decía sentirse muy identificada: “Como activista LGTBI que soy, me he sentido muy identificada con las intervenciones de las compañeras. Al fin y al cabo vivimos en una sociedad llena de estereotipos. Todavía queda mucho trabajo para fomentar la diversidad”. Su compañera de partido, la concejala Lucía Beamud, comentaba la importancia de luchar contra la “invisibilización” y destacaba que las organizadoras del evento habían sido dos mujeres racializadas: “Poco a poco se va viendo un cambio, pero se tiene que seguir luchando por ello y desde la política se tiene que echar una mano junto a la sociedad civil para aumentar esta visibilización”.

Fotografía de Juanjo Martín

Fotografía de Juanjo Martín

Por su parte, la concejala de Cooperación, Maite Ibáñez (PSPV), decía quedarse con el mensaje “de red que tejemos las mujeres, afrodescendientes o no”. Y también con la idea de “cultivar desde la educación unos valores que tienen que estar presentes en la sociedad de forma natural”. Ella valoraba la importancia de asistir a este tipo de encuentros multiculturales porque “ves y aprecias los matices”. Y manifestaba que hacer política “es estar ahí, participar y conocer directamente la realidad de sus protagonistas y no quedarse solo en los despachos”.

Fotografía de Juanjo Martín

Finalmente, la concejala del Partido Popular, Paula Llobet, comentaba que el acto le había parecido “muy interesante”, recordaba que ella había vivido en Guinea Ecuatorial y añadía que “desde la educación es donde tenemos que trabajar por esa diversidad y esa inclusión de toda la sociedad. Y también hay que hacerlo desde la política”.

Los asistentes completaron el aforo de la sala del CCCC. Fotografía de Juanjo Martín

Debate en torno a los derechos humanos

Tras la exhibición de la cinta se abrió un debate moderado por la coordinadora de MPDL en la Comunitat Valenciana, Issabelle Mamadou. Este contó con la presencia de tres defensoras de derechos humanos, así como con la de la propia Karent Hinestroza, y estaba centrado en la situación de las mujeres y niñas afrodescendientes en España. Ellas dieron varias claves y buenas prácticas para tratar de erradicar los estereotipos y prejuicios raciales y de género. De este modo, la trabajadora social y mediadora familiar Cari McCay, llegada desde Barcelona, incidía en que en España la educación “todavía es blanca y etnocéntrica” y pedía que “no se espere a que se generen conflictos o racismo en los colegios para tomar medidas contra ello”.

Por su parte, la actriz Mikera Nshimbi, procedente de Madrid, comentaba la falta de representatividad de las personas afrodescendientes en cine, teatro y TV: “Es común que te pidan hacer papeles de prostituta, de servidumbre o de migrante precaria o que te hagan poner acentos que no tienes”.

Gerard Sánchez, Jefe de Producción de la Agencia Alberto Pla con la directora Karent Hinestroza. Fotografía de Juanjo Martín

La directora Karent Hinestroza posa en el photocall con el cartel diseñado por José Daniel Murillo. Fotografía de Juanjo Martín

Finalmente, la jurista y defensora de DDHH con enfoque de migraciones, Esther Mamadou, lamentaba que “ser mujer, negra y visible es complicado. Si alzas la voz, si quieres cambiar estructuras es cuando eres atacada o coaccionada”. Ella incidía en que lo más complicado de cambiar es “la narrativa” por lo que “es fundamental generar espacios de articulación seguros y generar alianzas”. En este sentido, valoró que en el Parlamento Europeo se ha pasado de contar con solo un representante afrodescendiente a que haya ahora 30.

Más de dos centenares de personas se acercaron al evento. Fotografía de Juanjo Martín

El evento finalizó en un ambiente distendido y festivo con el concierto a cargo del grupo Mabele Percusión y Danza Africana y con un catering a cargo de la empresa la Seu. Además, los asistentes aprovecharon para tomarse fotografías en el photocall con el cartel creado para este evento por el diseñador valenciano José Daniel Murillo. La mejor forma de seguir tejiendo alianzas y de generar sinergias en el objetivo común de luchar contra el racismo y fomentar la visibilidad y la representatividad de la mujer afrodescendiente en todos los ámbitos de la sociedad.

Momentos en la fiesta tras la proyección y el coloquio. Fotografía de Juanjo Martín

 

MICRO | ISABELLE MAMADOU

Graduada en Trabajo Social por la Universidad de Valencia, Isabelle Mamadou cuenta también con el posgrado en Ayuda Humanitaria y con el Máster en Relaciones Internacionales en la Universidad de la Rioja. En 2016 se convirtió en la primera española seleccionada en el Programa de las Naciones Unidas para Afrodescendientes.

Por: Gerard S. Ferrando

La mujer afrodescendiente ha sido invisibilizada de manera histórica y sistemática”

Isabelle Mamadou coordina el Equipo de Implementación del Decenio Internacional para los Afrodescendientes (2015-2024) entre la sociedad civil en España. Su misión es contribuir a la protección y promoción de los derechos civiles, políticos, económicos, sociales y culturales de las personas africanas y afrodescendientes en nuestro país. Como ella mismo indica: “en el marco del decenio en 2017 celebramos por primera vez en Valencia el Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente, también damos formación en derechos y libertades fundamentales, damos formación a técnicos de ong, a activistas, para poder denunciar ante Naciones Unidas cuestiones de discriminación racial. También recibimos visitas de expertos de Naciones Unidas que llegan a España a investigar la situación de los derechos humanos de las personas afrodescendientes”.

Además, desde 2013, Mamadou lidera las estrategias de la ONG española Movimiento por la Paz MPDL– en la Comunidad Valenciana. En este contexto, coordina la organización del Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente que se celebrará el 25 de julio en el Centre del Carmen de València, de 17 a 20 horas.

Este encuentro reunirá a representantes políticos y sociedad civil en una jornada dedicada a crear conciencia sobre los estereotipos de género y raza que sufren mujeres y niñas afrodescendientes. Durante el mismo se exhibirá el cortometraje Black or Latina con la presencia de su productora y protagonista Karent Hinestroza. “Empezaremos con la proyección del cortometraje Black or Latina que se estrenó hace un mes en el Festival de cortos de Nueva York. Es una película de la directora, productora y actriz Karent Hinestroza y ella misma viene a presentar la película, luego la entrevistaremos sobre este corto que parte además de su propia experiencia como mujer, como artista, migrante y afrodescendiente en Estados Unidos”, explica Mamadou.

Karent Hinestroza  es una reconocida actriz colombiana que desde 2013 ha recibido numerosos premios por su actuación en cine, teatro, televisión, entre ellos el de mejor actriz principal por parte de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Colombia. A través de Black or Latina, pretende mostrar la escasa representación de las mujeres afrodescendientes en los medios audiovisuales y compartir una imagen más completa de la diáspora latinoamericana con respecto a su diversidad étnica.

Espacio de debate sobre las mujeres y niñas afrodescendientes

Durante la jornada también se promoverá un espacio de reflexión y debate, donde defensoras de derechos humanos analizarán la situación de derechos humanos de las mujeres y niñas afrodescendientes en España y destacarán una serie de buenas prácticas para erradicar estereotipos y prejuicios raciales y de género.

Precisamente, como narra Isabelle Mamadou, este Día Internacional se creó tras un encuentro internacional de mujeres: “Este día surge de una reunión de mujeres negras, afrolatinas y caribeñas en Santo Domingo en 1992. Durante este encuentro intercambiaron experiencias y estrategias para combatir el racismo desde una perspectiva de género. Fueron esas mujeres afrolatinas y afrocaribeñas las que establecieron el 25 de julio como el día para concienciar y reivindicar estas luchas y nuestra participación en todos los ámbitos”.

El evento se clausurará con un concierto de percusión africana a cargo del grupo Mabele Percusión y Danza Africana.

 Exposición fotográfica “Resiliencia en el Sahel”

Los participantes en el acto también podrán visitar la exposición fotográfica “Resiliencia en el Sahel: los derechos de las mujeres” en el mismo Centro del Carmen  Cultura Contemporánea hasta el 31 de julio. La exposición muestra el trabajo que desarrolla el Movimiento por la Paz con mujeres en comunidades rurales de Níger, el segundo país del mundo con mayor desigualdad de género, según Naciones Unidas.

Mamadou anima a toda la sociedad a participar en esta jornada y destaca que “la mujer afrodescendiente ha sido invisibilizada de manera histórica y sistemática. Es una mujer que tiene una carga extra en la batalla por sus derechos humanos porque además del sexismo y dentro de esos factores de dominación, tiene que pelear constantemente con el racismo”.

 

Ruzafa se acerca a la realidad de un pueblo olvidado

Unas 200 personas, entre ellas seis concejales del Ayuntamiento de València, asistieron al estreno de la película documental Atu, el rostro de un pueblo olvidado, producida por Alberto Pla para MOSSolidaria

Fotografías de Juanjo Martín

La dura vida cotidiana de los campos de refugiados de Tinduf, en el Sahara Occidental, se acercó este lunes, 15 de julio, hasta la sala principal de Ruzafa Studio. Unas 200 personas asistieron al estreno de la película documental “Atu, el rostro de un pueblo olvidado”, producida por la Agencia Alberto Pla. Proyectos de Comunicación Social, para MOSSolidaria. Entre el público se encontraban seis concejales del recién constituido ayuntamiento de València: Sergi Campillo, Luisa Notario, Isabel Lozano y Alejandro Ramón (Compromís), así como Maite Ibáñez (PSOE) y Javier Copoví (Ciudadanos). Tampoco quiso perderse este estreno el delegado en València del Frente Polisario, Habib Alah, quien tomó la palabra tras la exhibición del film para exponer la situación de su pueblo, reiterar que ellos defienden “la vía pacífica” y pedir “soluciones e implicaciones políticas” para resolver esta situación que se prolonga ya más de 43 años.

La presidenta de la ONG MOSSolidaria, Mari Olcina, también fue una de las protagonistas de la noche junto con la propia Atu, que, sentada a su lado, reía y comentaba con ella los momentos más emocionantes del documental. Ellas cada verano se convierten en abuela y nieta, pues Atu es una de esas niñas y niños que, dentro del programa Vacaciones en Paz, viven dos meses al año con familias de acogida en España. El documental dirigido por Alberto Pla refleja la vida de estos menores en su lugar de origen, los campos de refugiados situados en el territorio argelino de Tinduf, en pleno desierto, y cerca de la frontera con Marruecos. Y también cuenta cómo pasan cada verano con sus familias de acogida en España.

Pero “Atu, el rostro de un pueblo olvidado” es mucho más. Como su nombre indica, se sumerge en el día a día de un pueblo que, a pesar de haber sido colonia española, de hablar nuestro idioma y de estar a escasos kilómetros de territorios españoles como las Islas Canarias, se encuentra cada vez más olvidado. Su lucha por contar con un país propio, con autonomía y libertad para decidir su presente y su futuro, se encuentra anulada dentro de una maraña de intereses políticos y económicos internacionales. Pero, mientras tanto, y a pesar de las resoluciones favorables de la ONU y del apoyo de organismos como la Unión Africana, los habitantes del Sahara occidental siguen allí resistiendo, pero sin obtener una solución.

Como narra la propia Mari Olcina en el documental: “Los campamentos de refugiados en Tinduf son totalmente áridos. Están en un sitio donde no hay nada, absolutamente nada. Calor, polvo, sin agua, sin las comodidades a las que estamos acostumbrados, pero es verdad que el pueblo saharaui es fuerte, es nómada. Para nosotros es difícil sobrevivir. Una semana a algunos se les hace larga, pero ellos resisten”. Ella añade que “en principio se pensó que aquí se morirían y acabarían en el desierto, pero han sobrevivido y hoy son unas 200.000 personas en cinco campamentos y siguen ahí”.

Actualmente, el Sahara occidental es el único territorio no descolonizado de África. De hecho, es uno de los 17 territorios no autónomos bajo supervisión del Comité Especial de Descolonización de la Organización de las Naciones Unidas. Gran parte de la población saharaui, unas 200.000 personas, sobrevive en cinco campos de refugiados desde 1976, cuando su potencia administradora, España, abandonó el Sahara Occidental en manos de Marruecos.

Mari Olcina lleva cinco años trabajando para mejorar la nutrición de la población saharaui y ha fundado MOSSolidaria ONGD para canalizar la ayuda de manera más efectiva. De hecho, ella asevera que una de sus principales motivaciones y gratificaciones es ver la respuesta de sus estudiantes de Nutrición, con quienes viaja cada año a los campos de refugiados. “La mayor satisfacción la tengo con los estudiantes que van allí. Son jóvenes que están en el estado de bienestar y cuando van allí, como les hago preguntas la última noche tras una semana de convivencia, me responden cosas que pagan con creces el esfuerzo realizado”, explica.

El documental da voz a diversas personas relacionadas de un modo u otro con el pueblo saharaui o con responsabilidades políticas como el presidente de les Corts Valencianes, Enric Morera o la concejala de Cooperación del ayuntamiento de València en la anterior legislatura, Neus Fábregas. Pero también interviene la propia Atu, así como personas de la Media Luna Roja, jóvenes saharauis o algunos de los españoles que se convierten en familias de acogida. Todo ello para ofrecer una visión global de la situación en los campos y mostrar también la labor que hacen allí las mujeres, que fueron las primeras que se exiliaron allí y siguen contando con un peso fundamental en la organización y la vida en los campos de refugiados. Esta cinta sirve para reflexionar conjuntamente sobre esta realidad tan cercana, pero a la vez tan alejada de nuestra cotidianeidad, pero ante la que no podemos mostrarnos indiferentes, pues como incide Mari Olcina: “La causa del pueblo saharaui es diferente a otras causas. No es que las otras sean menos graves, pero sí es verdad que esta fue una provincia española. Ellos se sentían españoles y orgullosos de trabajar para España, aunque España se llevaba sus recursos, y además los dejó sin descolonizar”.

 

Conociendo el Sanatorio de Fontilles

El pasado miércoles 10 de junio, visitamos el sanatorio de Fontilles en la Vall de Laguar. El motivo de esta visita es el proyecto en el que estamos inmersos, y para el cual vamos a desplazarnos a India las próximas tres semana. Se trata de la producción de un documental sobre cómo afecta la enfermedad de la lepra a las mujeres en India. Un documental para la Fundación Fontilles que nos lleva a conocer otra problemática sanitaria a nivel mundial.

> Un artículo y fotografías de Irene Clari

Porque aunque en España sólo se den alrededor de unos veinte casos al año, hay muchas zonas de África, América Latina y Asia en las que no se reduce el número de afectados tras los años. Y Fontilles tiene proyectos de cooperación sanitaria en muchos de ellos para dar atención integral a las personas afectadas con la intención de mejorar sus condiciones de vida.


Para saber más acerca de la enfermedad antes de emprender el viaje, quisimos conocer el Sanatorio, inicialmente llamado San Francisco de Borja. Fue inaugurado en el año 1909 siendo el primer centro de España especializado en lepra y continua siendo un referente a nivel mundial.

Durante la visita, recorrimos las instalaciones formadas por 24 espacios arquitectónicos entre los que se encuentran edificios rehabilitados y en funcionamiento como el Hospital Ferris, y otros en desuso como podría ser el bar, que nos hacen adentrarnos en la historia e imaginarnos el lugar con las personas que lo frecuentaba. Con la ayuda también de conocedores y expertos como José Ramón Gómez, el director médico del sanatorio, y Pedro Torres, el director del laboratorio. A quienes hubiéramos podido pasar horas escuchando, ya que nos facilitaron mucha información y datos relevantes desde su experiencia de primera mano de una forma muy cercana. Pero aún así decidimos que volveremos una vez vivida nuestra experiencia en el continente asiático para poder hablar desde otra perspectiva, y lo haremos durante los próximos meses para completar la información del documental.

La producción audiovisual se centra en India porque es donde más casos de afectados se registran por las circunstancias socioeconómicas y culturales. Un entorno con falta de higiene y altos niveles de pobreza. Y Fontilles, que hace una gran labor de prevención, cura y reintegración desde finales de los años 80, en este caso, quieren mostrar la mayor dificultad que tienen las mujeres para enfrentarse a la enfermedad por sus estigmas en el entorno cultural en el que viven.

Ahora, con más conocimiento y conciencia del problema, nos preparamos para el inicio de una nueva aventura que empieza en pocos días.

Presentación del documental “Atu, el rostro de un pueblo olvidado”

 

“Atu, el rostro de un pueblo olvidado”. Una película documental sobre la vida en los campamentos de refugiados saharauis desde el punto de vista de una niña.

La ONGD MOSSolidaria presenta la última producción de Alberto Pla, el lunes, 15 de julio, a las 20 horas, en Ruzafa Studio

 

Cada verano, Atu, deja por unos meses su vida en los campos de refugiados del Sahara Occidental para convivir con la familia de Mari Olcina, en València. Su historia refleja la vida de sus compatriotas, que llevan desde 1976 sobreviviendo en cinco campos situados en medio del desierto, la hamada, frontera entre Argelia, Marruecos, Sahara Ocidental y Mauritania. 

Desde hace más de 43 años el pueblo saharaui lucha por recuperar su casa, ahora en manos de Marruecos. Esta ex colonia española es el único territorio no descolonizado de África. De hecho, es uno de los 17 territorios no autónomos bajo supervisión del Comité Especial de Descolonización de la Organización de las Naciones Unidas,

Gran parte de la población saharaui, unas 200.000 personas, sobrevive en cinco campos de refugiados desde 1976, cuando su potencia administradora, España, abandonó el Sahara Occidental en manos de Marruecos. Estos campos están ubicados en el territorio argelino de Tinduf, en pleno desierto, cerca de la frontera con Marruecos.

Mari Olcina lleva cinco años trabajando para mejorar la nutrición de la población saharaui y ha fundado MOSSolidaria ONGD para canalizar la ayuda de manera más efectiva. Ahora estrena, junto a la agencia Alberto Pla – Proyectos de Comunicación Social, la película documental “Atu, el rostro de un pueblo olvidado”. Mediante la historia de esta niña, que cada verano viaja a España dentro del proyecto “Vacaciones en Paz”, narra la forma de sobrevivir y de resistir del pueblo saharaui en el exilio.

Mari y Atu durante los meses estivales se convierten en madre de acogida e hija. Sus corazones están unidos por una causa: la del Sáhara libre. Ambas son conscientes de que su lucha no es nada sencilla, de que tienen muchas cosas en contra, empezando por la pasividad de la comunidad internacional, pero mantienen la esperanza de que un día el Sahara Occidental sea libre y que sus ciudadanos puedan tener un pasaporte y puedan decidir sobre su propio destino y sobre el de su pueblo.

La vida en el Sahara Occidental tiene cuatro características y varios derechos que son vulnerados a diario. La rutina en los quehaceres y en la alimentación, pues cuentan con una precaria canasta básica. El hecho de ser apátridas, sin derecho a una nacionalidad. La precaria asistencia sanitaria básica y la dominación por parte de Marruecos, son algunos de los problemas a los que se enfrentan desde hace décadas y lo hacen con el silencio cómplice de la comunidad internacional.

Entre los protagonistas de este documental se encuentran saharauis, así como Atu y su familia de origen, representantes de la Media Luna Roja o del Programa Mundial de Alimentos, y también españoles como Mari Olcina o la exconcejala de Cooperación, Neus Fábregas. Así como los estudiantes de nutrición que cada año viajan, junto a Mari Olcina, al Sahara occidental para conocer de primera mano la realidad de este pueblo y tratar de paliar sus carencias alimentarias y nutricionales.

Ellos y ellas reflexionan sobre las necesidades, carencias, aspiraciones y sueños de este pueblo que España abandonó a su suerte hace más de 40 años.

La cinta pretende dar voz al pueblo saharaui y también poner en valor el trabajo incansable de las mujeres en campamentos y resaltar la necesidad de una adecuada alimentación, de la que carecen. Ellas, desde el silencio, mantienen la fe de que un día volverán a su tierra y por ello viven organizadas para cuidar y educar a los niños y niñas, trabajan en las guarderías, escuelas, hospitales, alimentan a sus conciudadanos y llevan a cabo la tarea más tareas cotidianas.

Sinopsi del documental:

Atu es una niña saharaui de 12 años que viene cada verano a Valencia para huir del asfixiante verano del desierto en el exilio. Dos mundos opuestos entre un conflicto que ha alejado a cientos de miles de personas del Sáhara occidental obligándoles a vivir en el suroeste de Argelia. A su corta edad, con escasos recursos y sin patria afronta con coraje un futuro.

Alberto Pla

(Valencia, 1985). Es un fotógrafo, documentalista y filántropo español. Se licenció en Psicología en 2011 por la UCV mientras estudiaba fotografía. Actualmente cursa tercer grado de periodismo, y dirige Alberto Pla. Agencia de Comunicación Social.

https://www.albertopla.com/alberto-pla/

Desde 2010 ha trabajado para varias organizaciones en países como Eslovaquia, El Salvador, India, El Salvador, Mozambique, República Dominicana o Haití.

En 2012 y 2013 recibe el primer premio de fotografía de la Fundación de Derechos Civiles por el trabajo en la ciudad india de Rajeev Nagar sobre la importancia de la educación y por el trabajo “niños mecánicos” sobre la explotación infantil y el primer premio de fotografía por la Fundación BALMS. En 2014 es seleccionado entre los tres jóvenes más talentosos de la Comunidad Valenciana, en los premios “Talento Joven CV”, organizado por el diario LEVANTE-EMV y BANKIA.

Ha realizado varios documentales como “Increíbles”, “El Corazón de Haití” o “Un sol para Dominica” y desarrollado múltiples exposiciones en Valencia, Madrid, Barcelona, Londres, Miami, San José o Santo Domingo en galerías y lugares como Art Basel, Estación de Atocha, Barcelona-Francia, el Centro Cultural Bancaja o el Palacio de Bellas Artes de Santo Domingo en colaboración con organizaciones o empresas como FNAC, AECID, ADIF, Fundación SEUR o Fundación Bancaja. Distintas universidades alrededor de mundo han reconocido su trabajo y diarios como Gea Photo Words o el diario El País han destacado sus proyectos en portada.

 

Presentación del documental

Lunes, 15 de julio de 2019. 20 horas

Ruzafa Studio. Calle Pedro III El Grande, 11, Valencia

MICRO | MARI OLCINA

Graduada en Nutrición Humana y Dietética y máster en Derechos Humanos, Paz y Desarrollo Sostenible, además de máster en Ética y Democracia de la UV, Mari Olcina es también fundadora y presidenta de la ONG MOSSolidaria. Con ella lleva a cabo, entre otros proyectos, cooperación con los campamentos de refugiados en el Sahara Occidental. Una tierra que conoce bien por sus viajes en los que lleva cada año a estudiantes de Nutrición para llevar a cabo tareas de cooperación internacional. Y también porque cada verano acoge en su casa a Atu, una de las niñas participantes en el programa Vacaciones en Paz, gracias al cual gran cantidad de niños y niñas saharauis pasan unos meses en tierras valencianas y se crean, además, grandes relaciones y dinámicas interculturales.

“El Sahara fue una provincia española, se sentían orgullosos de ello pero España los dejó sin descolonizar”

> Gerard Sánchez

Mari Olcina lleva cinco años trabajando para mejorar la nutrición de la población saharaui y ha creado MOSSolidaria para canalizar la ayuda de manera más efectiva. Además, ahora estrena junto a la agencia Alberto Pla – Proyectos de Comunicación Social, la película documental “Atu, la cara visible de un pueblo olvidado”. Mediante la historia de esta niña, que cada verano viaja a España dentro del proyecto “Vacaciones en Paz”, narra la forma de sobrevivir y de resistir de este pueblo.

“Los campamentos de refugiados en Tindurf son totalmente áridos. Están en un sitio donde no hay nada, absolutamente nada. Calor, polvo, sin agua, sin las comodidades a las que estamos acostumbrados, pero es verdad que el pueblo saharaui es fuerte, es nómada. Para nosotros es difícil sobrevivir. Una semana a algunos se les hace larga, pero ellos resisten”, argumenta Olcina. Ella añade que “en principio se pensó que aquí se morirían y acabarían en el desierto, pero han sobrevivido y hoy son unas 200.000 personas en cinco campamentos y siguen ahí”.

Olcina, que viaja cada año a estos campos junto a varios estudiantes de nutrición, explica que precisamente la carencia alimentaria es uno de los principales problemas a los que se enfrentan a diario: “Entre las principales carencias del pueblo saharaui está la nutrición. Me parece que es tan básico contar con alimentos suficientes y variados y no tienen ni uno ni lo otro. Viven absolutamente de la ayuda humanitaria y, tristemente, les damos lo que no queremos”, lamenta.

Ella explica que empezó estos viajes porque “una parte de los alumnos tenía interés y ganas y necesitaban conocer de primera mano qué pasaba en un campo de refugiados. He llevado cada año unos 60 alumnos y siempre somos muy bien recibidos allí”, valora. Olcina reconoce que la reacción de sus estudiantes, sus cambios de mentalidad y de perspectiva, son una de sus principales gratificaciones: “La mayor satisfacción la tengo con los estudiantes que van allí. Son jóvenes que están en el estado de bienestar y cuando van allí, como les hago preguntas la última noche tras una semana de convivencia, me responden cosas que pagan con creces el esfuerzo realizado”.

Entre estas respuestas de sus alumnos recuerda algunas como que “fuimos como nutricionistas y encontramos la solidaridad” o que “nos llevamos una familia nueva”. Y también que “ya no volveremos a mirar nunca más a los refugiados y los migrantes de la misma forma”.

Otra de las gratificaciones de Olcina son, cómo no, los niños y niñas saharauis, sobre todo cuando recibe cada año a Atu en su casa dentro del proyecto “Vacaciones en Paz”: “Cuando viene Atu los primeros días siento mucha emoción. Se va haciendo mayor podemos hablar y razonar de nuestras diferencias culturales, la defendemos con criterios propios. Además, me ayuda mucho en casa y lo hace sin que yo se lo pida porque está acostumbrada a ayudar también en su casa”. No obstante, Olcina reconoce que hay veces que los niños se echan atrás a última hora. “No es fácil para un menor de unos 9 años despegarse de su familia y de una tierra de la que nunca ha salido, aunque sea por unos meses”, explica.

Olcina valora muy positivamente este proyecto con el que cada año familias valencianas se relacionan con menores procedentes de los campos de refugiados de Tindurf: “Vacaciones en Paz es un proyecto que me parece inmenso. Se necesita una generosidad y un darse a los demás aquí para con un niño de allí. Sacas a los niños de su ambiente que es bastante duro y les das una facilidad de vida durante dos meses para que puedan reir, jugar, alimentarse, tomar fruta, helados, vivir como cualquier otro niño vive un verano. Y me parece necesario tanto para su salud, porque reciben atención médica, como para su experiencia de vida. Es un proyecto magnífico donde las familias se responsabilizan de tener un hijo más”.

Ella pone el foco sobre la situación de los refugiados en el Sahara occidental en la responsabilidad de España, la que fuera su potencia colonial durante décadas: “La causa del pueblo saharaui es diferente a otras causas. No es menos grave, pero sí es verdad que esta fue una provincia española. Ellos se sentían españoles y orgullosos de trabajar para España, aunque España se llevaba sus recursos, y además los dejó sin descolonizar”.

Mari Olcina está decidida a seguir luchando por este pueblo olvidado hasta el fin de sus días: “Me preparé en derechos humanos para poder defenderlos y seguiré hasta el final no tengo otra tarea”, sentencia, con orgullo y determinación.

 

MICRO. Comunicación Social en 1 minuto

La Agencia Alberto Pla, especialista en campañas de comunicación social, apuesta por la información de calidad. “Nos hemos dado cuenta que es necesario la divulgación de contenido social, positivo y corto para acercar a la ciudadanía proyectos que merecen la pena ser contados”, afirma el director Alberto Pla.

MICRO consta de producciones audiovisuales de un minuto de duración, protagonizadas por personas que aporten valor a la sociedad. Además, acercarán los eventos que tengan lugar y que estén en la línea de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) a favor del cambio climático, la igualdad de género o el comercio justo.

La Agencia divulgará las producciones una vez por semana a través de sus canales (Instagram, Twitter y Facebook) además del blog en www.albertopla.com.

MICRO | PAPA BALLA

Vicepresidente del Consejo Local de Migración e Interculturalidad

“Debemos de luchar desde el exterior para mejorar el continente africano”

El secretario general de SOS Racismo del País València indica que “hay que usar las competencias de los migrantes para contribuir al desarrollo de la población de acogida”

> Una entrevista de Gerard Sánchez

Papa Balla en un momento de la entrevista | © Foto Agencia Alberto Pla

Nacido en Senegal, Papa Balla lleva ya más de 10 años en España. Abogado de profesión y formado también en Bellas Artes, cuenta con el Máster en Migración Internacional de la Universitat de València. Actualmente es el vicepresidente del Consejo Local de Migración e Interculturalidad de la ciudad de Valencia. Además, es el presidente de la federación Unión Africana España, secretario general de SOS Racismo del Pais Valencià y coordinador de varios movimientos sociales. Lleva muchos años defendiendo los derechos de los migrantes y de la población africana en España y en Europa y tiene claro que hay que actuar en lo local, pero teniendo muy presente siempre lo global: “Siempre que pensamos en lo local tenemos que pensar en lo global. Tenemos que pensar la justicia social desde lo global. África no está lejos, el cambio climático, por ejemplo, afecta a África y a occidente también. Debemos unificar todas las luchas para mejorar y combatir las desigualdades porque es uno de los principales problemas de nuestros tiempos. Debemos avanzar hacia la convivencia, la cohesión social y la paz”, asevera.

Papa Balla en un momento de la entrevista | © Foto Agencia Alberto Pla

Celebración del Día de África en Valencia

El pasado 25 de mayo era el Día de África, que en Valencia se celebró bajo el lema de “mujer africana y sociedad civil”. Papa Balla, desde el grupo de trabajo de promoción de la diversidad, del consejo local de Migración, promovió diferentes actividades antes y durante esta jornada tan especial. Entre ellas se encontraban las charlas y talleres en el colegio Claret-Fuensanta para niños entre 12 y 16 años con el objetivo de “llevarles la cara real de África”. Balla recuerda como los estudiantes les decían que para ellos África era “ese país de los niños pobres, donde no tienen comida y hay hambre”. Precisamente, el objetivo era “dar una visión más positivas de lo que es realmente África. Mostrarles que allí también tenemos escritores, periodistas, científicos y mucho más, como aquí”. Que hay otra realidad que no se está contando”, explica Balla. Él añade que “África también tiene sus competencias. Y queremos demostrar que entre los migrantes también hay competencias y que es importante usarlas para contribuir al desarrollo de la población de acogida”.

Papa Balla en un momento de la entrevista | © Foto Agencia Alberto Pla

Sobre el lema de este año del Día de África: “mujer africana y sociedad civil”, Balla explica que es “no solo para empoderarlas, sino para visibilizar este empoderamiento”. Y añadía que “es importante potenciar la sociedad civil porque pensamos que en África como en muchos países de Europa, falta todavía contar con una sociedad civil fuerte y potente. Por tanto, con el lema mujer africana y sociedad civil queremos contribuir a establecer una sociedad africana civil potente, para fiscalizar a los gobiernos porque pensamos que esta puede mejorar la gobernanza africana”.

Orígenes del Día de África

Él rememora los orígenes del Día de África se remontan al 25 de mayo de 1963, cuando fue creado por la Unión Africana con dos claros objetivos: “evaluar cómo iban los países, los obstáculos que había y ver cómo generar las transformaciones sociales y sostenibles necesarias para mejorar el continente”. Además, recuerda que “La Unión Africana desde 2001 ha tenido también el apoyo de la diáspora africana. Pensamos que debemos de luchar desde el exterior para mejorar el continente africano”, sentencia para añadir que “creemos que debemos impulsar cada día esa celebración del Día de África porque el continente lo necesita”.

Papa Balla en un momento de la entrevista | © Foto Agencia Alberto Pla

La importancia del Consejo Local de Migración

Papa Balla explica el funcionamiento y la relevancia del Consejo Local de Migración e Interculturalidad del que él es vicepresidente. Indica que cuenta con un pleno de 75 asociaciones, con una comisión permanente de 16 asociaciones y con cinco representantes de los cinco partidos políticos. Así como la presidenta, que es la concejala de Migración, y un vicepresidente. Por otra parte, cuenta con tres grupos de trabajo, uno sobre igualdad y derechos, otro sobre la promoción de la diversidad y un tercero sobre género.

Papa Balla en un momento de la entrevista | © Foto Agencia Alberto Pla

En el primero trabajan temas como la flexibilidad del padrón municipal: “Debemos insistir sobre la flexibilidad del patrón: “Los migrantes tienen problemas para empadronarse, pero todo depende del padrón. Para poder acoger, el procedimiento de arraigo social pide tres años en España más un contrato de trabajo. El padrón es donde se va a ver si la persona tiene tres años o no. Pero depende de un domicilio fijo, cuando uno no tiene un domicilio fijo no puede empadronarse”. Por eso han trabajado y han logrado la aprobación para que sea posible empadronarse sin contar con un domicilio fijo, no obstante: “tenemos problemas porque hay muchos funcionarios que quizás no lo saben o n o quieren hacer el paso siguiente para que pueda existir esta herramienta de forma efectiva, por tanto, sigue sin aplicarse como debería”, indica.

Papa Balla en un momento de la entrevista | © Foto Agencia Alberto Pla

Para Balla este Consejo Local de Migración es muy importante porque ahora el ayuntamiento “para llevar a cabo cualquier política migratoria tiene que tener en cuenta los informes del consejo local de migración e intercultural”. Además, agrega que “es muy positivo como herramienta porque es la sociedad civil dentro del espacio político para tener voz en él”.

Papa Balla en un momento de la entrevista | © Foto Agencia Alberto Pla

 

 

 

Un documental contra el olvido del pueblo saharui

Hay un lugar donde todo desaparece. Hasta el pasado ha caducado dificultando el futuro. Un lugar sin patria, arraigo ni olvido. Porque no se puede olvidar lo que no se es, porque no se puede sentir lo que nunca existió, porque no se puede luchar contra lo que nadie ve.

Hospital Bachir Lehlaui en Smara, Argelia, Sáhara. Fotografía de Alberto Pla

Un lugar complejo hasta el sin sentido, aunque un lugar con nombres y apellidos; hasta 200.000 almas entre tormentas de arena, lagartos y camellos, entre landrovers reconstruidos, estructuras extrañas, haimas, niñas y niños que no son de aquí pero tampoco lo son de allí porque no son de ningún sitio, porque se lo han negado todo, porque no tienen patria ni derechos ni futuro. Y así llevan 43 años: dotando de significado a la palabra resiliencia, dignidad, estoicidad… porque si encontrásemos un rostro en estos términos sería el del pueblo saharaui. Pero a quien le importa un puñado de almas entre siroccos.

Restos de un Land Rover en las afueras de Smara, Argelia, Sáhara. Fotografía de Alberto Pla

La ex provincia nº53, la última colonia española sin descolonizar, un territorio ocupado por Marruecos, unos intereses evidentes capaces de apagar cientos de miles de vidas, en un terreno donde la ayuda humanitaria llega a cuentagotas por quienes resignados de su olvido se desplazan para aportar algo de dignidad. Porque nadie quiere escuchar sus sollozos, porque perdidos en la hamada a más de 50 grados no hay fuerzas ni lágrimas ni motivos para llorar porque el hastío y la resignación ocupan el eterno tiempo de los días entre escuetas tazas de te.

Terreno donde reúnen el ganado en Smara, Argelia, Sáhara. Fotografía de Alberto Pla

El pueblo saharaui: la puerta de atrás de occidente, la moneda de cambio del pescado fresco de nuestra dieta mediterránea, el vertedero de los vehículos obsoletos, la resistencia pacífica, la ineficiencia de Naciones Unidas, el muro de la vergüenza, las minas, –también de fabricación española­– amputando sus extremidades, la anulación absoluta de los Derechos Humanos. Estas palabras que también quedarán en el olvido.

Un niño se asoma a una verja en los campamentos refugiados del pueblo saharaui en Argelia, Sáhara. Fotografía de Alberto Pla

Y entre tanto dolor continúa el té, siempre tres vasos: el primero amargo como el amor, el segundo dulce como la vida y el tercero suave como la muerte. Una muerte que llega en tumbas de tierras prestadas, con todavía suspiros de esperanza, con anhelos de la tierra prometida, la suya, la que les pertenece, la que nunca debieron quitarles.

Un niño juega con su bicicleta en los campamentos refugiados saharauis en Argelia, Sáhara. Fotografía de Alberto Pla

El pueblo saharaui: la viva imagen de la resistencia y el reflejo de una sociedad global apática, insensible, inclemente ante el sufrimiento de los nadie cual verso de Galeano. Pero entre tanto despropósito, la vida en su estado más férreo, incombustible ante la adversidad, ejemplo para cualquier pueblo de que la resistencia de estas tribus, por débiles que sean, pasarán al imaginario como los defensores más absolutos de la dignidad humana. Y por eso, sin saberlo, la humanidad les estará eternamente agradecida independientemente de cualquier resolución futura. A ellos, al pueblo saharaui dedicamos este documental para la Asociación MOS Solidaria: “Atu: el rostro de un pueblo olvidado” precisamente para que nunca quede en el olvido. A ellas y a ellos, en nombre de la dignidad, presentamos este trabajo.

Atu, la protagonista del documental y su amiga Nayad viendo la puesta de sol en su campamento en Smara. Fotografía de Alberto Pla

 

 

Unos 200 alumnos se beneficiarán este año del proyecto “Breakfast For Others” de Cooperación Internacional ONG

El programa se lleva a cabo mediante voluntarios que ofrecen desayunos a alumnos en riesgo de exclusión social

Cooperación Internacional ONG pone en marcha, un año más, su proyecto “Breakfast For Others”, mediante el cual ofrecen desayunos en varios colegios de València a alumnos en riesgo de exclusión social. Entre los objetivos del proyecto está proporcionar la energía suficiente a los menores para empezar el día, así como crear hábitos saludables y socializar a los pequeños en un ambiente distendido.

El programa “Breakfast For Others”, de Cooperación Internacional ONG, vuelve un año más para conseguir que hasta 200 niños y niñas en riesgo de exclusión social puedan empezar el día con la energía necesaria. De este modo, cada mañana voluntarios universitarios, dedican parte de su tiempo a servir el desayuno a sus compañeros más pequeños. Con ello se busca mejorar las condiciones de vida de estos niños y niñas tanto en el ámbito escolar, como familiar, social y personal, logrando que empiecen el día con un desayuno diario, completo y equilibrado. Pero también educándoles en los valores de la solidaridad y el compañerismo, tal y como se puede ver en el video elaborado por Alberto Pla. Proyectos de Comunicación Social a través de los canales de la ONG.

Como indica Pablo Romero, coordinador de proyectos de Cooperación Internacional ONG: “Es un proyecto muy bonito porque es muy sencillo, aparentemente, pero tiene una gran repercusión a nivel local para muchos niños. Ello son el futuro de nuestra sociedad y su educación es fundamental”, asevera.

El proyecto se lleva a cabo en distintos colegios valencianos. Hasta ellos acuden cada mañana los voluntarios del proyecto para preparar los desayunos y, posteriormente, servirlos a los menores sobre las 8.15 horas. Es decir, antes de empezar sus clases. Este tiempo es momento también para que los alumnos socialicen, tanto entre ellos, como con los monitores y monitoras. Como destaca una de ellas, Carmen Martínez: “Lo que más me aporta es el cariño que te dan. Tú no estás dando nada más de lo normal, no soy una súper persona, es algo tan normal como servirles un vaso de leche, unas tostadas y eso ellos te lo reciben de forma extraordinaria. Te sientes importante con ese simple acto. Son cosas pequeñas que a mí me hacen grande”, relata.

Objetivos del proyecto:

● Facilitar un desayuno completo y equilibrado a niños que, debido a la situación socioeconómica de sus entornos familiares, no tienen acceso a un desayuno completo y equilibrado a diario.

● Proporcionar la energía y los nutrientes que se requieren para un aprendizaje activo, mejorando la concentración, el aprendizaje y el rendimiento en el aula.

● Crear unos hábitos saludables que incorporen durante toda su vida.

● Capacitar a los niños a socializar y fomentar las normas de educación en un ambiente distendido.

Los directores de los colegios en los que ya se lleva a cabo este proyecto lo valoran de forma muy positiva. De este modo, José Vicente Almenar, director de uno de los centros educativos del colegio público Antonio García López, asevera que “con el desayuno garantizamos una buena nutrición matinal, fundamental para su estado físico y mental de los niños”. Y destaca que el desayuno “tiene un beneficio para la disminución y el retraso de la fatiga académica”. Mientras tanto, Trini García, directora de otro de los colegios beneficiarios del proyecto del colegio público Raquel Payá, destaca el “aprendizaje-servicio” que este proyecto conlleva: “Consiste en que los más mayores puedan ayudar a los más pequeños. Les enseñamos que por las mañanas vienen voluntarios que son estudiantes que dedican su tiempo a ayudarles, a estar con ellos. También lo ponen en práctica en el horario lectivo cuando van a leerles cuentos a los más pequeños, juegan con ellos… para que en el futuro sean más responsables”. “Breakfast for Others”, de Cooperación Internacional ONG es un proyecto financiado por la Obra Social La Caixa empresas y particulares. Mientras que el vídeo de la campaña está financiado por la Oficina de Cooperación de la Generalitat Valenciana. Se trata de un proyecto que se mantiene abierto para ampliarse a aquellos colegios que lo soliciten y a aquellos que quieran apoyar su financiación.

Cooperación Internacional ONG
Cooperación Internacional ONG fomenta la promoción de una cultura de la solidaridad entre la juventud, impulsando su participación estable en el servicio a los más necesitados. Sus acciones de voluntariado se centran en cuatro ámbitos como son la infancia, juventud y migración. Las personas con discapacidad intelectual. La pobreza y la exclusión social. Y las personas mayores.

Sede en València. Disponibles para entrevistas:
Avda. Navarro Reverter, 10 – 1º, Pta 2.
46004 Valencia
Teléfono: 963 518 366 Mail: levante@ciong.org